« Anterior | Principal | Próxima »

La otra revolución visual

David Cuen David Cuen | 2013-04-24, 11:40

Una pareja frente a la TV

Hace una década lo normal era ir a la tienda de videos para poder alquilar una película o serie de televisión y disfrutarla en casa. Se rentaban DVD, unos años atrás VHS y un poco más atrás cintas Beta.

La libertad estaba en poder verla cuando a uno le venía en gana, las restricciones eran más. Había que cruzar los dedos para que el filme que uno quería no hubiese sido alquilado, había que ir a la tienda y había que regresarla tras pocos días u horas si no se quería pagar un cargo.

Si lo que uno quería era disfrutar de una serie de televisión, las restricciones eran mayores. La selección era pobre y lo que se podía conseguir era viejo. Pero incluso eso era mejor que esperar a que la televisora local decidiera programar una repetición de un episodio. Eramos esclavos de las televisoras.

Pero hace algunos años -por ahí de 2006- se empezó a generar una revolución, el nacimiento del video bajo demanda y la transmisión de video por internet.

Netflix

Netflix

Netflix es uno de los servicios que pisa fuerte en esta nueva ola. Inicialmente concebido como un servicio de renta de videos por correo en Estados Unidos, se transformó en una plataforma de transmisión instantánea de video a través de la red.

Este año abrió otra puerta a la innovación al transmitir la primera serie de 'televisión' pensada para un servicio de video bajo demanda (un video que uno ve cuando se le da la gana).

"House of Cards" debutó en febrero de 2013. Se trata de una serie política basada en una serie de la BBC. Producida por David Fincher y estelarizada por Kevin Spacey es la primera de una larga lista de series originales con las que Netflix pretende desafiar a la televisión.

Recién este lunes la empresa informó que tiene más suscriptores que el famoso canal de cable HBO. Netflix cerró el primer trimestre de este año con 29,17 millones de suscriptores contra los 28,7 millones de HBO. El gigante por cable aún tiene más fama en el mundo -114 millones contra 7 millones en Netflix- pero la tendencia parece indicar que las cifras podrían cambiar.

Gráfico

Como pueden ver en la imagen de la izquierda las ganancias que la empresa genera a nivel internacional están creciendo a un ritmo constante.

En México, Canadá, Reino Unido, Irlanda, la región del Caribe y países nórdicos sus ingresos pasaron de US$29 millones en el último trimestre de 2011 a US$101 millones en el último trimestre de 2012.

En Estados Unidos, en el mismo periodo, los ingresos pasaron de US$476 millones a US$589 millones, mientras que los ingresos por renta de DVD cayeron de US$370 millones a US$254 millones.

Amazon

Amazon

En la misma dirección apunta Amazon. El gigante del comercio electrónico es uno de los pioneros en la industria y desde 2006 ha estado en el negocio del video instantáneo en Estados Unidos. En Europa terminó comprando LoveFilm, un servicio similar a Netflix pero del otro lado del Atlántico.

Aprovechando su condición, Amazon suele ofrecer paquetes que incluyen envío rápido a los clientes de sus servicios de video, entre otras ventajas. En el Reino Unido únicamente cuenta con más de dos millones de suscriptores.

Estos servicios que tienden a agrupar lo mismo un archivo de películas que de series de televisión compiten también contra las televisoras.

Hulu

En Estados Unidos Hulu se ha convertido en un servicio extremadamente popular. Respaldado por las televisoras más grandes del país, inició como un sitio para ponerse al día con episodios de televisión que la audiencia no había visto en su transmisión original, y pronto se convirtió en un catálogo que incluye series del pasado, extranjeras y una que otra película.

Aunque gratuito, cuenta con un servicio de suscripción llamado Hulu Plus que amplia el catálogo disponible y cuenta con aplicaciones para teléfonos inteligentes, tabletas y reproductores de medios.

BBC iPlayer

En el Reino Unido la BBC comenzó un revolución con el iPlayer a mediados de la década anterior poniendo a disposición del público que la financia -recuerden que en estas tierras el contribuyente paga un impuesto especial y directo que financia el área doméstica de la corporación- la programación televisiva de una semana entera.

BBC iPlayer

Además de televisión, el BBC iPlayer también ofrece programas de radio y todo el contenido puede ser reproducido desde una computadora, teléfono, tableta, reproductor de medios o consola de videojuegos.

Tan sólo en enero de 2013 registró más de 272 millones de reproducciones de contenido. Además vincula a programas bajo demanda de otras televisoras británicas.

Pero no sólo las grandes corporaciones forman parte de esta revolución.

NuFlick

El cine independiente, por ejemplo, también está peleando su batalla reproduciéndose por internet. Y una de sus iniciativas tiene alma mexicana.

Nuflick es un sitio que, mediante una suscripción o pago por evento, permite al público acceder a un amplio catálogo de películas independientes. Más allá de la comodidad que representa ver películas en casa el sitio se ve como un "curador" de cine independiente en español.

"Nos enfocamos en publicar material especialmente seleccionado que contenga una propuesta en forma o fondo", dice a BBC Mundo su fundadora Celeste North, y agrega: "Cuando ves una película en NuFlick contribuyes directamente a los realizadores, ya que un buen porcentaje de nuestras ganancias es para ellos, esto genera un círculo virtuoso de producción y distribución".

Pero Celeste reconoce que aún hay obstáculos en el horizonte. Además de las altas expectativas de éxito de las empresas distribuidoras, también está la cultura del consumidor: "Por un lado la baja penetración de tarjetas de crédito y ancho de banda, y por el otro la poca cultura en el consumo de contenidos pagados, muchos de nuestros usuarios esperan que todo sea gratis".

MUBI

MUBI es otro sitio de cine independiente pensado para transmitir video por internet y con un público especializado en mente. Cuenta, además, con elementos de una red social permitiéndole a sus usuarios conectarse con otras personas que comparten sus gustos cinematográficos.

Funciona con una membresía mensual que permite ver un máximo de 30 películas en 30 días, Cada día el sitio agrega una nueva y elimina una de su catálogo

No cabe duda de que estamos al principio de una revolución que hará evolucionar la calidad de la banda ancha y el patrón consumo de los usuarios de internet.

Ahora sólo cabe esperar que, poco a poco, se vayan cayendo también las restricciones geográficas con las que operan la mayoría de las películas y series de televisión, Internet también está cambiando eso.

Síganme en Twitter, suscríbanse a mis actualizaciones en Facebook y añádanme a sus círculos enGoogle+.

ComentariosAñada su comentario

  • 1. A las 05:57 PM del 24 Abr 2013, Ric ZEO Escribió:

    Excelente artículo David, sólo que acá en México no se puede contar a plenitud con los servicios de series y películas por internet de dichas platafornas, y no porque no existan por acá, sino por el ancho de banda que es muy limitado.

  • 2. A las 08:35 AM del 01 May 2013, KNTRO Escribió:

    En realidad, estos servicios no son más que una expansión de los podcasts, en los que los programas seleccionados, semanales o mensuales, de radios y televisión eran descargados a la computadora y/o iPod, y los cuales eran reproducidos cuando uno lo deseaba.

    Luego llegó Netflix y los otros servicios similares mencionados aquí.

    Desde hace unos años también se está expandiendo en Sudamérica a través de una empresa de televisión satelital, que otorga decodificadores DVR con discos rígidos Seagate de 500GB, lo que permite almacenar hasta 400 horas de programación —200 hs en HD— para ver lo guardado cuando uno quiera.

    Queda muy en claro, entonces, de que la gente ya no tiene tiempo para sentarse obligadamente frente al televisor para ver un programa o película. No tiene tiempo o no tiene interés en seguir siendo rehén de la televisión. Eso ya fue. Felizmente, la tecnología tuvo que adaptarse a los cambios de acostumbramiento de las personas, y no al revés.

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.