« Anterior | Principal | Próxima »

La segunda ola del correo electrónico

David Cuen David Cuen | 2013-02-20, 11:04

Cuando Ray Tomlinson oprimió el botón en su computadora, desconocía los cambios que esta simple acción desencadenaría.

Era 1971 y había enviado el primer correo electrónico. Era un mensaje de prueba y su autor no recuerda que escribió aunque sugiere que sólo eran caracteres aislados. Había logrado enviar un mensaje de una computadora a otra diferenciado al usuario "Fulanito de Tal" de la computadora "Servidor" con una simple arroba (fulanitodetal@servidor).

Desde entonces muchos correos se han enviado y muchos datos se han consumido. En 2008 había 1.300 millones de usuarios de correo electrónico en el mundo. En 2012 la cifra se elevó a 2.200 millones.

Sin embargo, desde hace algún tiempo se viene advirtiendo que a sus poco más de 40 años, el correo electrónico tiene sus días contados dado que el volumen de tráfico que genera y las visitas que recibe están disminuyendo.

El correo electrónico pasó un par de décadas en circuitos militares y académicos antes de que su popularidad se ampliara al circuito comercial en la década de los noventa. A través de clientes como Eudora, Netscape y Outlook la gente comenzó a intercambiar mensajes corporativos.

Pero fue la llegada del correo web en 1994-1995 la que amplió su espectro. Sitios como Rocketmail o MailCity (ahora Lycos) atrajeron a miles de personas. Algunos peces grandes comenzaron entonces a comerse a los pequeños -Yahoo compró a Rocketmail y Microsoft a Hotmail- con lo que, a pesar de la proliferación de los servicios, sólo unos cuántos jugadores disfrutaron los beneficios de la fiesta.

Yahoo Mail (Correo Yahoo! en español) y Hotmail después, dominaron el mercado hasta la primera década del siglo XXI. Ahora Yahoo ocupa el tercer lugar a nivel mundial con unos 281 millones de usuarios únicos, poco más de 70 millones de ellos provienen de Estados Unidos, según cifras de comScore.

Hotmail fue rebautizado este martes como Outlook.com cerrando así la puerta a un servicio que ha sido popular por décadas pero que siempre ha sido blanco de bromas por considerarse que su diseño se quedaba atrás. "Nadie menor de 40 años debería usar Hotmail o Internet Explorer en forma voluntaria", dice un chiste que circula en el ciberespacio.

Pero más allá de las percepciones, el servicio se mantuvo como el correo electrónico en la web más utilizado en el mundo. En la actualidad cuenta con 286 millones de usuarios únicos que en su mayoría lo usan desde Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Brasil y México.

Sin embargo, Hotmail perdió la corona del servicio más popular en octubre de 2012 cuando comScore confirmó a Gmail (el servicio de Google) como el proveedor de correo electrónico más grande del mundo. Cuenta con 288 millones de usuarios únicos y una andanada de seguidores móviles.

Y son justamente esos seguidores que ahora usan el correo electrónico en la palma de su mano, los que le están dando un nuevo aire a este servicio.

El cambio de Hotmail a Outlook no es casual. Microsoft busca dar a su servicio de mensajes el mismo "look" que la aplicación de correo de Windows 8, su Windows Phone o su programa de escritorio Outlook, que sigue siendo el más usado en el mundo, por mucho. La empresa quiere asegurarse que sus usuarios no noten la diferencia entre una y otra plataforma.

Y aquí es donde Yahoo cojea. Es el único de los tres grandes que no cuenta con un sistema operativo y depende de que el usuario -por elección propia- instale su aplicación en el teléfono.

Google -al igual que Microsoft- requiere que cada usuario que activa alguno de sus teléfonos cuente con un correo electrónico en su servicio. Algunos han dicho que esto equivale a competencia desleal, similar a la de tener un navegador instalado por defecto en una computadora. Pero del dicho a la demanda no ha habido nada.

En realidad como varias empresas hacen lo mismo -exigir la creación de una cuenta con ellos- lo más seguro es que esto se vuelva una norma y no un problema.

Por ahora, cada que se registra un nuevo usuario móvil en alguna de estas plataformas, se activa una cuenta de correo electrónico.

Es verdad que las visitas a los sitios web de correo están bajando, pero al mismo tiempo se están incrementando los mensajes desde teléfonos celulares.

ReturnPath, una agencia de análisis de correo electrónico, asegura que desde finales de 2012 se leen más correos electrónicos en dispositivos móviles que en programas de escritorio o correo web. Según la consultora cuatro de cada diez correos se abren en la palma de la mano por tres abiertos en el escritorio y tres en la web.

El comercio electrónico, ciertos trámites y servicios aún requieren que el usuario cuente con un correo electrónico. Es una norma universal que reemplaza a la dirección postal. Por ahora ni en Facebook ni en Twitter, ni en otro medio se avecina algo que pueda reemplazarlo.

Síganme en Twitter, suscríbanse a mis actualizaciones en Facebook, añádanme a sus círculos en Google+ y conversemos en Tumblr.

ComentariosAñada su comentario

  • 1. A las 10:39 PM del 20 Feb 2013, J. Gélvez Escribió:

    En el penúltimo parrafo, donde hace mención de Facebook, me parece que hace falta mencionar que esta compañía ha intentado con muy poco éxito convertirse en una plataforma de intercambio de correo eléctronico hasta el punto de habernos obligado (a sus usuarios) a crear una cuenta usuario@facebook.com. De hecho, en algún momento y de modo que pocos llegamos a notar, facebook ocultó los correos predeterminados que teníamos de nuestros perfiles y colocó el de su sistema, cosa incómoda por demás.

  • 2. A las 01:48 PM del 21 Feb 2013, Pablo Cavero Escribió:

    Estimados,

    Revisen bien la documentación, dado que en un principio, el carácter para separar los usuarios de los servers, no era la arroba "@", sino simplemente la exclamación "!", y por otro lado, la mezcla de e-mail con DNS permitió trabajar con nombres. En un principio los Servers eran solo direcciones de IP numéricas. Esto muestra que en los años 60 y 70, la red realmente era un laberinto para matemáticos, y no para usuarios comunes, razón por la cual, entre otras cosas, la Microsft de un Joven Bill Gates, nunca pensó que la web despegaría, hasta que vio que Netscape era más popular que Windows95. Me Encanta la historia, pero tratemos de conservarla lo más apegada a los hechos, dado que cada detalle importa.

    Gracias, Pablo.

  • 3. A las 11:04 PM del 23 Feb 2013, Isaac Escribió:

    Recomiendo revisar y correjir un error de ortografia, puso: "El cambio de Hotmail a Outlook no es casual. Microsoft busca dar a su servicio de mensajes el mismo "look" que la aplicación de correo de Windows 8, su Windows Phone o si programa de escritorio Outlook" en la parte: "su Windows Phone o si programa de escritorio Outlook" dice "o si programa de escritorio Outlook", deberia decir, o su programa de escritorio Outlook. cambiar el si, por su.
    Gracias
    Saludos

  • 4. A las 10:23 AM del 25 Feb 2013, KNTRO Escribió:

    Sin embargo, desde hace algún tiempo se viene advirtiendo que a sus poco más de 40 años, el correo electrónico tiene sus días contados dado que el volumen de tráfico que genera y las visitas que recibe están disminuyendo.

    ¿Qué, qué, qué?

    el correo electrónico tiene sus días contados dado que el volumen de tráfico que genera y las visitas que recibe están disminuyendo.

    Opino que decir que el correo electrónico tiene sus días contados, es una exageración sin reales fundamentos. Si lo que se utiliza como "fundamento" es que el volumen de tráfico que genera y las visitas que recibe están disminuyendo, entonces la redacción y el razonamiento utilizados para escribir este párrafo están comprometidos...

    Puedo pensar libremente que, para empezar, no es que el tráfico/visitas esté disminuyendo. Eso equivaldría a decir que cada vez hay menos gente utilizando el correo electrónico, lo cual es evidente que es erróneo, ya que a la red todos los días se van sumando nuevos usuarios, independientemente de si estos usan o no redes sociales. Y está claro que, más temprano que tarde, todas las personas necesitamos de una cuenta de correo electrónico. Esto se notará más fehacientemente cuando en los próximos años se sumen a la red, más gente de África y Asia.

    Ahora, supongamos que David solamente se estaba refiriendo al tráfico/visitas de los diferentes servicios de webmail, bueno, él mismo lo dice más abajo: muchas personas utilizan sus dispositivos móviles para enviar y recibir correo electrónico. Cambia el formato: ya no será el webmail visto en un navegador web, sino una aplicación específica destinada a cada servicio de correo electrónico —aplicación que, dicho sea de paso, tiene todas las probabilidades de estar basada en HTML5, por lo tanto, en la práctica, no habría diferencias entre acceder al correo a través de una aplicación específica que hacerlo a través de la interface web en un navegador—. O sea, cambia la interface: la disposición de los menús y la resolución de pantalla, entre otras cosas, pero el acceso es esencialmente el mismo.

    De ahí a decir que el correo electrónico tiene sus días contados, hay un abismo descomunal. Es más bien al contrario: los usuarios ahora utilizan todavía más el correo electrónico porque, ya no hay necesidad de aguardar para utilizarlo solamente en casa o en el trabajo, sino que ya lo podemos hacer mientras estamos viajando o en un momento libre, mientras nos tomamos un café en el aeropuerto, por ejemplo. Es decir, ya le estamos dando más uso que antes.

    ¡LARGA VIDA AL QUERIDO CORREO ELECTRÓNICO!

  • 5. A las 12:42 PM del 25 Feb 2013, David Cuen Author Profile Page Escribió:

    Corregido Isaac. Gracias!

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.