« Anterior | Principal | Próxima »

De cómo no ahogarse en un mar de datos

Luis Fajardo | 2013-06-04, 14:56

Libro abierto

Ya habrán leído en alguna parte esta cifra. La cantidad de datos que la civilización humana produce crece a un ritmo de 50% anual, más que duplicándose cada 24 meses, según asegura IDC, una empresa de investigación en tecnología.

Algo tan simple como nuestro teléfono celular genera enormes volúmenes de información sobre nuestros movimientos, gustos, conexiones.

Los gobiernos acumulan y sistematizan datos sobre sus ciudadanos a una escala impensable hasta hace un par de décadas.

Y toda esa información está guardada en algún lado, esperando a que alguien la descifre y la emplee, para bien o para mal.

Y ahí es donde entra el papel del periodismo.

Por supuesto que no es nada nuevo que los medios consulten información estadística para obtener historias de interés para sus audiencias.

Lo que ha cambiado es la cantidad disponible de datos y las herramientas para interpretarlas. En ese sentido, los periodistas apenas estamos empezando a aprender a nadar en este océano de datos.

En BBC Mundo todos hemos estado tomando cursos sobre como ubicar, entender, analizar y presentar en informes periodísticos estas enormes bases de datos que acumulan tesoros literalmente incalculables de información (y de noticias).

Cuaderno con datos

Los estamos incorporando a nuestra cobertura periodística, en proyectos como la herramienta de visualización de datos que nuestra colega Inma Gil preparó para entender cómo había cambiado la retórica oficial estadounidense durante la Guerra de Irak.

Al analizar estadísticamente el uso de ciertas palabras en más de 100 comunicados oficiales de Washington, Inma encontraba patrones nuevos en el uso del lenguaje que revelaban otras maneras de entender cómo se desarrolló esta guerra.

Este otro proyecto, diseñado por nuestros colegas de BBC Brasil, mostraba cuáles eran las profesiones más solicitadas para inmigrantes en distintos países del mundo.

¿Qué tienen en común muchas de estas iniciativas?

Entre otras cosas, ubicar dónde están estos repositorios de información, tener el conocimiento estadístico para poder encontrar conclusiones nuevas e interesantes, es decir, noticiosas, sobre ellos, y poder presentarlos a nuestras audiencias de una manera visualmente atractiva.

Todo lo cual explica por qué han sido notas de enorme éxito entre nuestros lectores.

Como todas las demás fuentes periodísticas, a estas fuentes estadísticas hay que tratarlas con distancia y a veces con escepticismo.

Las polémicas desatadas alrededor del caso Wikileaks revelan los muchos dilemas éticos que pueden enfrentar los periodistas al acceder a estas montañas de información.

Por ejemplo, listas de informantes de gobiernos cuya vida podía ponerse en peligro si se revelaba su identidad, datos sobre infraestructura cuya difusión podía poner en riesgo la seguridad nacional de muchos países, y así sucesivamente.

Grpo de carpetas

También está el riesgo latente de manipulación de los datos. Hace más de un siglo, el escritor Mark Twain ya advertía que para engañar a la gente existen las mentiras, las grandes mentiras y las estadísticas.

Y, por supuesto, hay veces en que los números simplemente no son tan poderosos como la palabra humana para expresar la realidad. Vean esta investigación tradicional, pero no menos impactante y profunda, de nuestra colega de BBC Mundo, Constanza Hola, en los archivos diplomáticos británicos sobre la Guerra de las Malvinas/Falklands.

Con todo, es buena noticia para los periodistas y, creo, para el público, que tanta informacion esté por ahí, lista para que los más curiosos la exploren y cuenten sus secretos.

Hasta hace poco el sueño del periodista, su más codiciada fantasía, era obtener la entrevista exclusiva con algun poderoso en su palacio.

Hoy, la gran primicia informativa puede estar esperándonos, anónima pero perfectamente disponible, en alguna base de datos perdida en los rincones de internet.

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.