« Anterior | Principal | Próxima »

Por qué son tan buenos los fondistas del Cuerno de África

Kenenisa Bekele

Kenenisa Bekele quiere convertirse en el primer atleta en ganar tres veces el oro olímpico en los 10.000m.

-Si os la mostrara, ¿qué hiciérades vosotros en confesar una verdad tan notoria? La importancia está en que sin verla lo habéis de creer, confesar, afirmar, jurar y defender.

Así replicó Don Quijote a los mercaderes que se resistían a reconocer la hermosura de la sin par Dulcinea, sin verla personalmente o en retrato.

Y así se podría replicar si algún despistado pidiera evidencias de la fenomenal capacidad de los atletas keniatas y etíopes en las pruebas de fondo, en vísperas de los Juegos Olímpicos de Londres.

En el terreno de las superioridades relativas hay que moverse con mucha prudencia, pero así como es indiscutible la consistente calidad de los velocistas jamaiquinos, por ejemplo (descendientes de africanos occidentales), lo mismo con los fondistas de África Oriental, en particular el llamado Cuerno de África.

El gran atleta etíope Kenenisa Bekele, plusmarquista mundial en los 5.000 y 10.000 metros, ha ganado tres medallas de oro olímpico y cinco títulos mundiales en estas distancias y ahora quiere convertirse en el primer atleta que gana por tercera vez el título olímpico en los 10.000m, superando la herencia de hombres como Paavo Nurmi, Emile Zatopek, Lasse Viren y Haile Gebrselassie, que "solo" ganaron dos veces los 10.000.

(Lamentablemente, Gebrselassie, a sus 39 años, no ha podido clasificar para los juegos de Londres.)

Mo Farah

Mo Farah

Para los expertos, Mo Farah es el principal rival de Bekele.

Los británicos creen que el principal rival de Bekele será Mo Farah, que correrá con los colores del país anfitrión pero en realidad es un somalí, originario precisamente del Cuerno de África, que vive y entrena en Estados Unidos.

El gran Michael Johnson, que comenta para la BBC, cree que el principal problema de Farah será su soledad, ya que "los etíopes correrán en equipo".

Y no olvidemos a los keniatas (o kenianos, si usted quiere), que se han especializado en coleccionar maratones.

Algunos ejemplos

Los atletas keniatas Wesley Korir (varón) y Sharon Cherop (mujer) estuvieron acompañados por compatriotas en sus respectivos podios del maratón de Boston de este año.

Korir, que en su colección también tiene dos victorias en el maratón de Los Angeles, fue el 19º keniata en ganar Boston en los últimos 22 años.

Tomemos el maratón de Berlín: desde 1998, cuando ganó el brasileño Ronaldo Da Costa, han ganado nueve keniatas, cediendo únicamente ante el etíope Gebrselassie, que ganó en cuatro ocasiones.

En Londres, desde 2002, cuando se impuso el estadounidense (de origen marroquí) Khalid Khannouchi, han ganado ocho keniatas y dos etíopes. Y no sigamos porque la lista es interminable.

Explicaciones

Haile Gebrselassie

El etíope Haile Gebrselassie no no pordrá estar presente en la cita de Londres.

¿Cuál es la explicación de este formidable rendimiento?

La teoría más extendida no es satisfactoria: se exageró la importancia de que muchos de los mejores atletas keniatas se hubieran criado en altura, en particular de la región de Eldoret, a unos 2.500 metros sobre el nivel del mar, con un clima moderado que permite correr durante todo el año.

Lo cierto es que muchos lugares del mundo comparten estas características, pero sus habitantes no son necesariamente buenos fondistas.

Por supuesto que vivir y entrenar en altura mejora la capacidad pulmonar, pero otro factor, esta vez cultural, parecer ser más satisfactorio.

El periodista británico Adharanand Finn ha visitado en varias ocasiones Kenia y conoce a muchos de los entrenadores (en su mayoría extranjeros) que trabajan en ese país.

El secreto

"¿Quieres saber cuál es el secreto? Pues que no hay secreto", bromeó Colm O'Connell, un entrenador irlandés que trabaja con varios de los mejores atletas keniatas.

Lo que O'Connell quiere decir es que no hay un secreto milagroso: lo cierto es que si tu cultura favorece las corridas... pues es bastante probable que seas bueno en eso.

Para los keniatas, como para los etíopes y los somalíes, el hecho de correr ha sido una necesidad y un placer durante incontables generaciones.

La tribu kalenjin es la que más fondistas ha dado al atletismo keniata: sólo son 12% de la población, pero llegan a casi 75% de los fondistas de élite.

Obsesión de los kalenjins

La obsesión moderna de los kalenjins con el atletismo se originó en 1968, cuando Kip Keino ganó el oro olímpico de los 1.500 m. Desde entonces, todos los jóvenes de esa tribu quieren ser atletas, con una obsesión y una capacidad de sacrificio excepcional.

Disciplina, sacrificio y frugalidad son virtudes muy extendidas entre los jóvenes atletas keniatas que se entrenan para representar a su país.

Finn, en un extenso trabajo para The Times (también hemos leído sus artículos en The Guardian), explica que entre ellos no se encontrará saunas, suplementos vitamínicos ni dietas controladas: todos comen una dieta básica de ugali (harina de maíz), agua, té y... a correr.

Teoría científica

Más problemático es buscar explicaciones en el plano de la fisiología y la genética. El Instituto de Ciencia Deportiva de Dinamarca dio a conocer en el 2000 un estudio comparando los rendimientos de varios jóvenes kalenjins (con apenas tres meses de entrenamiento) con el consagrado atleta danés, Thomas Nolan.

Los científicos llegaron a la conclusión de que los keniatas tenían una ventaja original, fisiológica, ya que superaron claramente a Nolan en sus carreras.

Una de sus explicaciones, atribuyendo en parte esa "ventaja fisiológica" a "sus piernas de pájaro" provocó indignación entre varios atletas keniatas.

El ganado

El periodista especializado John Manners (nacido en Kenia) ofrece una explicación más elegante que la simple "herencia cultural", la constitución de "pájaros" y la necesidad de ir corriendo a escuelas lejanas.

Dice que los kalenjins se han visto obligados durante miles de años a correr para mantener su ganado bajo control, en zonas inhóspitas, con poco alimento.

Así, los pastores más rápidos y resistentes eran más ricos y podían, entonces, tener más esposas y engendrar más hijos.

Un caso clásico de selección natural, entonces.

ComentariosAñada su comentario

  • 1. A las 04:16 PM del 04 Jun 2012, Gustavo Escribió:

    No conozco de cerca el mundo del atletismo, mi querido don Lalo. Pero siguiendo el curso de su pregunta recordé una frase del torero Manuel Benitez " El Cordobés" en ... O llevarás luto por mí, el formidable libro de Dominique Lapierre y Larry Collins sobre la España de Franco y las corridas de toros. Cuando le preguntaron qué razones llevaban a un hombre a hacerle frente a una bestia de 500 kilos armada con un par de pitones y dispuesta a volverlo trizas, el matador se limitó a responder : "Hambre".

  • 2. A las 07:51 PM del 04 Jun 2012, Jose Crespo Escribió:

    Ah, si la altura fuera la razón principal para el rendimiento de los fondistas etíopes y keniatas, los maratonistas bolivianos serian invencibles je je, porque entrenan incluso a mayor altura que aquellos. Yo soy de la misma opinión que don Gustavo, el “hambre” junto con la tradición de correr o llamémosle “genética deportiva” me parece la explicación mas plausible, algo similar a lo que ocurre con Uruguay y su permanente dotación de grandes futbolistas, considerando su exigua población. Hay un dato más, los maratonistas del Cuerno de África que no llegan a estar entre los más grandes, se dedican a correr profesionalmente no solamente en circuitos como el San Silvestre en Brasil o Nueva York, sino también en lugares menos atractivos monetariamente como el caso de mi país, donde hace algunos años llegan estos atletas y se llevan un par de miles de dólares como recompensa. Lo dicho, hacen del correr una forma de escapar a la pobreza. Y gracias por la palabra Kalenji, ahora ya entiendo de dónde le viene la marca a mi chubasquero para correr.

  • 3. A las 12:10 PM del 05 Jun 2012, Raul Fain Binda Escribió:

    Estimados Gustavo y José,
    Si, el “hambre”, que en el caso del deporte tiene mucho de ambición, determinación, orgullo, es el clásico espolón del rendimiento, pero en lo que respecta a los keniatas hay mucho más. En los medios periodísticos circulan anécdotas bien documentadas sobre jóvenes de ese origen que no estaban interesados en correr pero, llevados por su deseo de conseguir becas deportivas para sus estudios en universidades de Estados Unidos, por ejemplo, comenzaron a entrenarse y al poco tiempo superaban en rendimiento a otros jóvenes mucho más experimentados e incluso a profesionales. Y eso de las “piernas de pájaro” del estudio científico danés no me parece ofensivo, porque se necesita una constitución acorde, adaptada para correr con más resistencia que potencia. Ya lo dijo Darwin, que era un experto en… caminar por su jardín todos los días.

  • 4. A las 11:22 AM del 06 Jun 2012, Angel O Escribió:

    De modo que tenemos una combinación de razones: geográfica, genética, cultural, y también económica, como sugiere José, ya que los kenianos han hecho de la maratón una fuente de trabajo. Ya quisiera yo tener una aptitud como la suya, no conozco una predisposición tan natural y completa. !!Todo lo mejor en el jubileo!!

  • 5. A las 06:47 PM del 06 Jun 2012, Cristian Escribió:

    Sería posible suponer otro factor sencillo que no sea sólo el genético o el cultural. Así como son famosos los futbolistas brasileños y argentinos o los hindúes que se destacan en el cricket o los chinos en ping pong, la causa que subyace en estos casos sería la popularidad de esos deportes entre la gente de esos países. De la gran cantidad de deportistas surge la mayor calidad de algunos. Posiblemente hayan algunos "Messis" frustrados en países como Canadá u otros donde no descubren su talento por falta de práctica simplemente o alguna "Comaneci" que jamás escuchó hablar de la gimnasia en su ciudad.

  • 6. A las 12:12 PM del 07 Jun 2012, Raul Fain Binda Escribió:

    Estimados Ángel y Cristian,
    -El factor económico es inseparable del éxito, en un mundo ávido de experiencias deportivas. Antes, no hace tanto tiempo, grandes jugadores de fútbol debían mendigar pocos años después de su retiro; ahora, algunos campesinos keniatas ganan mucho dinero corriendo por todo el mundo.
    -Sí, la popularidad es importante, aunque también podríamos clasificarla como un factor cultural. No creo que sea totalmente determinante, por lo menos al comienzo: recordemos los casos de los pioneros, como Bjorn Borg en el tenis sueco y otros semejantes. Y en Rusia y otros países de esa esfera el tenis no era muy popular… hasta que se advirtió el dinero que podía generar.

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.