Regrese a la portada  
Por los caminos de la fe
Introducción
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Rutas de Argentina

De Ushuaia a la Quiaca

Más de 3.400 kilómetros mide el territorio argentino desde su extremo norte, en la provincia del Jujuy, hasta el territorio austral de Tierra del Fuego.

En esta vasta extensión, y ante el deterioro creciente de la red ferroviaria, miles de kilómetros de ruta son el único vínculo entre poblaciones enteras, y son vía de conexión entre culturas regionales y diferentes formas de vida provinciana.

Por ellas transitan, también, los millones de devotos que van al encuentro del santo de su preferencia, en un peregrinaje emotivo en el que la fe es el principal combustible.

"La activación enorme de las rutas, en detrimento de los trenes, tuvo un impacto dramático en el aumento de la visibilidad de estas devociones. Esto no es un factor cultural como tal, sino un proceso material y de infraestructura ajeno a la voluntad de quienes promueven estos cultos pero que, sin duda, favoreció notablemente su difusión", me dijo Pablo Semán, antropólogo argentino especializado en el estudio de la religiosidad popular.

Para ir al encuentro de los devotos, entonces, había que ponerse al mando del volante y salir a los caminos.

Más de 4.000 kilómetros devoramos en autos diesel, con estaciones de servicio como único oasis, y mate y radio como compañía.

Este es el diario de notas en el que fui apuntando las impresiones de un viaje por rincones invisibles para muchos argentinos y visitantes en plan turístico, pero a los que millones de creyentes viajan cada año en busca de alimento espiritual.

 
^^ Volver arriba>> Volver al especial >>