Opus Dei: radiografía
 

------------------------------------------------

 
- «Secretismo»

------------------------------------------------

 
- «Elitismo»

------------------------------------------------

 
- «Machismo»

------------------------------------------------

 
- Reclutamiento

------------------------------------------------

 
- ¿Manipulación?

------------------------------------------------

 
- Mortificación

¿Manipulación?

 

El Opus Dei ha sido acusado de manipular a algunos de sus integrantes de diversas formas, algo que la organización religiosa niega.

Libros
Ex miembros afirman que se controla todo el material; el Opus Dei dice que se "orienta"
Estas denuncias se refieren fundamentalmente a la vida de los miembros numerarios en los centros de la “Obra”.

Los críticos mencionan el presunto control absoluto sobre las actividades diarias de estos integrantes, quienes de por sí ya tienen estipuladas una serie de actividades diarias (ir a misa, orar, rezar el Rosario, realizar su encargo apostólico -por ejemplo, participar en la formación de otros-).

  • Se refieren, por ejemplo, a la lectura del correo personal (enviado y recibido) por parte de los directores de los centros del Opus Dei.

    El sacerdote José Carlos Martín de la Hoz, de la prelatura en España, admite a BBC Mundo que esta práctica existe, pero aclara que es una manifestación de apertura y confianza de los fieles de la “Obra”.

    Sin embargo, hay quienes ven en esto una invasión injustificada de la privacidad, más aún cuando quienes envían el correo –por ejemplo, familiares- no tienen conocimiento de ello.

    Asimismo, ex integrantes del Opus Dei dijeron a BBC Mundo que en los centros de la "Obra" los directores controlan los libros que se leen. Para el Opus Dei, en cambio, sólo se trata de "aconsejar".

  • Los detractores también suelen cuestionar el compromiso económico que hacen los numerarios al entregar el dinero que ganan y realizar un testamento cediendo sus pertenencias a instituciones del Opus Dei, dos hechos reconocidos por la prelatura.

    Numerarios entrevistados por BBC Mundo contaron que, en caso de necesitar dinero lo piden al secretario del centro, que lo administra.

    En el Opus Dei dicen que el compromiso financiero se justifica porque se ha hecho una suerte de voto de pobreza y porque los centros funcionan como “casas de familia”, y uno a sus parientes les daría todo.

    Pero algunos ex miembros afirman que esta práctica, si bien consentida, a veces les generaba excesivas presiones económicas y –luego de irse- preocupación por el destino de los bienes cedidos en el testamento.
Conciencia

Quizás el asunto que más preocupa a los críticos es la presunta manipulación de las conciencias.

  • Uno de los puntos clave, dicen, es el presunto desconocimiento en el momento de pedir la admisión de las obligaciones y restricciones a las que los miembros numerarios van siendo sometidos posteriormente de forma progresiva.

    “En la ‘Obra’ todo lo que te plantean te dicen que es así (…) aunque no lo entiendas, ya lo entenderás”, afirma la ex numeraria española Agustina López de los Mozos.

    Sin embargo, el Opus Dei insiste en que las decisiones de sus miembros son siempre libres y con conocimiento de las condiciones.

  • Otro de los aspectos controvertidos es el papel “espiritual” que asumen los directores de los centros de la prelatura.

    Ex miembros de la “Obra” con los que habló BBC Mundo señalaron que, siendo laicos, quienes cumplen esas funciones parecen abrogarse el derecho de descubrir “vocaciones” e interpretar lo que dios quiere para los fieles por incorporarse y ya incorporados.

    Ojo
    Los críticos denuncian manipulación piscológica; el Opus Dei lo niega
    El sacerdote José Carlos Martín de la Hoz, de la prelatura en España, explica que quien reza y busca la santidad en la vida cotidiana puede ver las “luces” a su alrededor.

    Pero los críticos dicen que en realidad lo que se intenta es identificar al Opus Dei con dios, de modo que las órdenes que dan los directores de los centros terminan revistiéndose de un carácter divino: el “espíritu del Opus Dei”.

    Así lo explican en otras palabras: supuestamente una persona puede decir que no a un encargo, pero ante una negativa le recuerdan que ha dado toda su vida a la “Obra” y, por lo tanto, no debe darle la espalda a dios.

    “Crean esa carga de culpa en tu conciencia y ésa es la manera de volver a meterte en el carril”, comenta la ex numeraria española Carmen Charo.

    En la prelatura niegan que las cosas funcionen así y repiten que siempre hay libertad.

  • Ex miembros entrevistados por BBC Mundo también advirtieron que frecuentemente hay una superposición entre la dirección espiritual realizada por laicos y sacerdotes.

    Mercedes Bustos de Tauler, una ex numeraria que sigue fiel al Opus Dei, reconoce a BBC Mundo que era orientada por ambos: “He abierto [el alma] en la confesión y en las conversaciones de la gente de la ‘Obra’ [directores o numerarios a cargo] con la que he hablado”.

    Los críticos objetan que esa superposición entre la guía espiritual de laicos y sacerdotes se traduce en algunos casos en filtraciones. Por ejemplo: la presunta violación de secreto de confesión por parte del clérigo para reforzar la captación de un nuevo miembro o encarrillar a uno que disiente en lo íntimo.

    El sacerdote del Opus Dei Martín de la Hoz niega tajantemente estas acusaciones.

  • El concepto de los centros como "familia" también es un punto polémico.

    Agustina López de los Mozos, quien perteneció a la “Obra”, comenta: “No se puede decir que haya un ambiente de familia, como ellos dicen. Hay tantas normas por seguir que nunca se puede considerar familia. Además no hay confianza ni cariño entre unas personas y otras”.

    En cambio, los numerarios con los que habló BBC Mundo aseguran que, en los ratos compartidos, la convivencia con otros miembros en las casas del Opus Dei es lo más cercano a un ambiente “familiar”.

  • La "Obra" también niega promover la incomunicación de los numerarios con su familia de sangre, algo que sus detractores afirman que hace.

  • Finalmente, algunos ex miembros han denunciado coacción psicológica hacia aquellos que desean abandonar el Opus Dei. Señalan que la formación que se recibe en la prelatura lleva a pensar que uno afuera no será feliz o su alma se condenará.

    El Opus Dei asegura que uno se puede ir cuando quiere, sin que se lo impidan.

    Pero hay quienes dicen que, luego de irse, integrantes de la "Obra" se les han acercado insistentemente para tratar de "regresarlos a su vocación". El Opus Dei niega que institucionalmente se promueva algún tipo de persecución.
^^ Volver arriba Volver al especial>>Santo controvertidoTestimonios