BBCi BBC News BBC Sport BBC World Service BBC Weather A-Z Index
Noticias | Especiales
    Portada | Imparcialidad | Precisión | Transparencia | Responsabilidad | Independencia
BBC World Service | Las reglas del juego | Responsabilidad
 
  Introducción
  Alcance global, Hilary Hazzard
  Respeto a las culturas, Adrián Fernández
  Las imágenes, Phil Coomes
  Un lenguaje preciso, Fouad Razek
  La violencia sexual, Tin Htar Swe
  Imitación de la violencia, Robin White
  Palabras que hieren, Ana Lucía González
  El humor, Miguel Molina
  Un mundo sin horarios
  Pagos por entrevistas
  Periodismo y drogas
 
Los estereotipos, Adrían Fernández

La BBC se esfuerza por mostrar una visión completa y justa de los pueblos y las culturas de todo el mundo, tratando de reflejar la vida tal como es.

Cuando representamos a los grupos sociales luchamos por evitar los estereotipos.

Si constatamos la existencia de prejuicios o discriminación informamos sobre ella, de forma que no ayude a perpetuar la situación.

Como regla general, a la hora de describir algún grupo o comunidad particular les preguntamos cómo se describen a sí mismos.

Las representaciones de comunidades hechas a la ligera pueden resultar ofensivas, sobre todo si se implica que algún grupo en particular es hostil a la sociedad o tienen predisposición a la delincuencia.


Respeto a las culturas - Adrián Fernández, Sección Latinoamericana de la BBC

"Me caes bien porque tienes barba, ¿eres musulmán?" me dijo mi entrevistado a la salida de una mezquita en Rawalpindi, Pakistán, poco antes de sumarse a una marcha contra los bombardeos estadounidenses en Afganistán.

Pienso que con esa frase con la que terminó la entrevista, ese joven simpatizante del Talibán me estaba agradeciendo el respeto que había demostrado por su país, su cultura y su religión.

Era viernes, día de oraciones, y varios periodistas de medios occidentales habían intentado entrar a la mezquita para obtener la clásica foto o imágenes de video de cientos de hombres rezando arrodillados sobre alfombras.

Sin autorización ningún periodista pudo entrar y en el medio de las oraciones los ánimos se caldearon bastante.

Señal de respeto

Yo me mantuve todo el tiempo al margen de cualquier intento de conseguir quizás una buena foto, pero arruinar la relación con la gente de la mezquita e incluso con mi traductor y guía que también era musulmán.

A fin de cuentas, tampoco a ningún cristiano en Occidente le gustaría que fotógrafos y periodistas interrumpieran una misa.

De hecho, todas las veces que visité una mezquita o una madrasa (escuela religiosa) fue por invitación de los responsables de esos lugares.

Observar las costumbres y aprender aunque sea unas pocas palabras del idioma local siempre abre puertas.

Además, generalmente despierta la curiosidad del entrevistado que también le pregunta a uno cosas sobre su país o como los ven a ellos desde afuera.
 
^^ Arriba << Volver a la portada