BBC Página Principal escríbanos | ayuda  
BBC Mundo


Mitos de Londres

El perfil del edificio del Parlamento Británico, y el legendario "Big Ben"

"Londres", piensa uno, y lo primero que se le ocurre pensar a uno es en los guardias del palacio de Buckingham, en los autobuses de dos pisos, en la neblina, en el té de las cinco, en el metro y en la puntualidad de los trenes ingleses.

Pero llega uno y descubre que los guardias del palacio de Buckingham están hasta allá, separados del público por las rejas y el patio de palacio, y desde lejos uno solamente atina a pensar si no les dolerán los pies de tanto estar parados.

No muy lejos de allí, en la entrada del parque que lleva al palacio, hay un par de guardias a caballo, pero más que para guardar la entrada sirven para que los turistas se tomen fotos con ellos y traten -en vano- de hacerlos sonreír…

Siguen los autobuses de dos pisos. Si uno es turista y toma el que va de la estación de Liverpool Street a la plaza de Trafalgar, santo y bueno. Le tocarán los autobuses que tienen la entrada por detrás, con ventanitas que se abren cuando hace calor.

Pero el resto de los londinenses tiene que viajar en autobuses de dos pisos sin ventanitas: cuando hace calor, uno suda, y cuando hace frío uno suda también, porque los choferes de autobús son los seres más friolentos del mundo.

La neblina no existe. Para muchos -por ejemplo, el que escribe- se trata de un invento de Conan Doyle y de Hollywood, quizás reforzado por el clima que había hace cien años.

El té de las cinco tampoco existe. Uno imagina que a las cinco en punto de la tarde el mundo se detiene y aparecen mayordomos con charolas de plata y teteras de lo mismo, y sirven un caldo caliente al que le agregan leche y beben entre mordidas de galletitas o esquinas de sandwiches. No es así, como ya veremos algun día.

El metro, aunque sea el más antiguo del mundo y haya veces en que se note, es como todos los metros del mundo: uno compra su boleto, baja escaleras o elevadores, espera el tren, se mete como puede en el vagón, se acomoda, y viaja a donde va protegido por un diario, una revista, gafas oscuras, o finge que no ve a ninguno de sus compañeros de viaje.

Cuando hace calor huele mal… La puntualidad de los trenes ingleses puede ser sorprendente, constante, cotidiana y aún digna de elogio, pero ya no es lo que era antes.

Antes podía uno enriquecer el dicho estadounidense de que sólo son seguros la muerte y los impuestos, agregando los trenes ingleses, pero las cosas han cambiado desde que el gobierno conservador de Margaret Thatcher privatizó los ferrocarriles.

Así que lo primero que descubre quien se viene a vivir a Londres es que no es lo mismo ser turista que local. El turista conoce los lugares bonitos, los edificios elegantes, las zonas sin grafitti, los restaurantes caros.

El local vive en lugares que se parecen a otros, en edificios o en casas como las demás, sufre grafittis y come en restaurantes caros cada vez que come en un restaurante, porque la ciencia ha demostrado que en Londres no hay restaurantes baratos.

Esos mitos de la vida inglesa, y otros de otras partes, serán tema de este espacio, que ni siquiera busca ser profundo o importante sino que sólo espera la visita semanal de algún lector despistado que quiera encontrar, si bien le va, las preguntas que uno tiene para las respuestas de otros.


¡Dígale a Miguel!

Nombre:

Ciudad y País:

Correo electrónico:

Escríbale a Miguel:






La Columna de Miguel
El mundo, el periodismo, la vida cotidiana, los estereotipos, las anécdotas, a través de la particular lente de Miguel Molina.

ÍNDICE DE CHARLAS

¿Quién salvará a El Salvador?
Hijos de la Vieja Albión
Sobre vivir con miedo
Mirarse en un espejo ajeno

Las interniñas y un viejo vestido de blanco
Ashley tiene una pistola
Recuento
Tres mitos para Caterine
Cosas que ya no tienen remedio
La noche en que el sistema se vino abajo
Los trenes ya no van a ningún lado
Clones y extraterrestres
Reflexiones de un ludita aficionado
Las olimpiadas ya no son un juego
Donde no se atreven la ibuprofen lisina ni el maleato de domperidona
Los niños de la calle y Bill Clinton
En tren, en góndola, en el baño
Qué piensa y qué oye Fujimori
Nada como no hacer nada
Gordon puede darse por muerto
Me preguntaron qué pensaba
¿Y el lunes qué?
Jardín del Edén
Se llama Kennedy y toca el violín con micrófono
Tecnología por tu bien (I)
Nunca tuvo ningún perro
Iloveyou
Días del trabajo
Elián y las niñas
Razones de amor para no fumar
Casi el paraíso
El derecho a preguntarle al presidente
Virtud de los peluqueros
El precio de la paz en Colombia
Ahí viene la guerra
In memoriam sombrero II
In memoriam sombrero I
Inútil divagación sobre la patria
Cercanía y distancia de México
Otros diez minutos sin Martí
La urraca, la zorra y el silencio
Ecuador: las manos en el fuego
Esa noche...
En descargo de la nostalgia
El dios y el diablo del teniente coronel
Fin del mundo y platos sucios
El niño y el mar
Cosas de noviembre
Cita con las estrellas
Días y noches de Miami
Tea, sir?
Mitos de Londres

¡Dígale a Miguel!
linea.directa@bbc.co.uk


Portada Portada | Arriba Arriba 

© BBC World Service
Bush House, Strand, London WC2B 4PH, UK.
Servicio Mundial de la BBC: temas de actualidad e información institucional en más de 40 idiomas.