En fotos: el mayor museo de la marihuana del mundo

19 agosto 2014 Última actualización: 16:55 GMT

La ciudad de Barcelona -considerada una de las capitales europeas de la marihuana- cuenta desde 2012 con una exhaustiva exhibición de objetos curiosos asociados al cannabis y su historia. BBC Mundo lo visitó.
Museo del Cannabis de Barcelona
La ciudad catalana de Barcelona cuenta desde 2012 con el mayor museo de mundo dedicado al cannabis, bautizado como el Hash, Marihuana, Cáñamo and Hemp Museum. En Barcelona han proliferado decenas de clubes del cannabis en los últimos años gracias a un limbo legal debido a que las autoridades no se deciden a regularlos. En España el consumo y el autocultivo no son delito.
Museo del Cannabis de Barcelona
El museo está ubicado en el Palacio Mornau, un edificio del siglo XVI situado en el centro histórico de Barcelona que ha sido restaurado hasta el último detalle para su nueva función. Hay estudios clínicos que señalan que ciertos componentes del cannabis pueden ser efectivos como antinflamatorios y para tratar el dolor o la ansiedad. Pese a ello hay grupos que aseguran que los efectos negativos que esta planta puede tener sobre la salud mental de los consumidores justifican que se prohíba totalmente su uso.
Museo del Cannabis de Barcelona
Según le explicaron a BBC Mundo los responsables del museo, el objetivo del mismo es mostrar el pasado, el presente y el futuro de la planta del cannabis. El propietario es Ben Dronkers, magnate holandés pionero en el cultivo industrial del cáñamo, que es dueño también del Hash, Marihuana & Hemp Museum de Ámsterdam, fundado en 1985.
Museo del Cannabis de Barcelona
El museo aglutina una colección de más de 2.000 piezas, entre las que destaca una colección de pipas de África y Asia utilizadas para fumar cannabis.
Museo del Cannabis de Barcelona
La exposición permanente pretende mostrar "la gran influencia que el cannabis ha tenido a lo largo de la historia de la Humanidad". A los responsables del museo "les ha sorprendido la gran acogida que ha tenido" entre el público, "recibiendo no sólo la visita de jóvenes, sino también de ciudadanos de más edad".
Museo del Cannabis de Barcelona
Los gerentes del museo aseguran que quieren abrir un debate sobre los usos del cannabis, desde sus posibilidades industriales o terapéuticas a su consumo con fines recreativos. También quieren que las nuevas generaciones conozcan la historia de esta planta.
El museo cuenta con una destacada colección de cuadros de pintura flamenca del siglo XVII, en los que aparecen escenas de fumadores o barcos en cuya construcción se utilizó fibra de cáñamo.
Museo del Cannabis de Barcelona
También presenta una vasta colección de botellas de cannabis medicinal. Desde 2004, Dronkers, dueño del museo, entrega los premios "Cannabis Culture Awards", que buscan "reconocer a personas y organizaciones que se distinguen en el panorama internacional por promover la aceptación del cannabis en todas sus formas".
Museo del Cannabis de Barcelona
En el museo se puede ver cómo a partir de la década de 1930 las autoridades estadounidenses utilizaron propaganda en películas, libros, panfletos y carteles que mostraban la marihuana como un producto nocivo y peligroso para la salud mental.
Museo del Cannabis de Barcelona
En América Latina la marihuana también tuvo publicidad negativa, como la del filme argentino “Humo de Marihuana”, de 1968, en la que es presentada como una droga dura.
Museo del Cannabis de Barcelona
En el museo también puede verse el uso industrial que se ha hecho del cáñamo en todo el mundo desde hace siglos.
Museo del Cannabis de Barcelona
Hubo una época en la que el cáñamo se utilizaba ampliamente para tejer prendas de vestir o fabricar zapatos, aunque la llegada de otros materiales como el nailon acabaron con esa industria.
Museo del Cannabis de Barcelona
Tampoco faltan personajes de la cultura pop como Popeye, al que se ha vinculado con el consumo de marihuana. Algunos creen que las espinacas que toma el marinero son una metáfora de la marihuana.
Museo del Cannabis de Barcelona
"Con nuestra colección queremos dar al público toda la información posible para que se puedan crear una opinión sobre el cannabis y de alguna manera acabar con los mitos que rodean a esta planta", explican los responsables del museo.