En fotos: el sugerente erotismo de Mesoamérica

12 agosto 2014 Última actualización: 12:00 GMT

El Museo del Templo Mayor, en Ciudad de México, realiza una exhibición sobre cómo era la sexualidad dentro de las culturas de Mesoamérica occidental. Vea algunos de los objetos con BBC Mundo.
Foto Héctor Montano, INAH.
El Museo del Templo Mayor -en pleno corazón de Ciudad de México- realiza una exposición sobre la sexualidad entre las comunidades mesoamericanas del occidente de México. Se titula "Semillas de vida: La sexualidad en Occidente".
Foto Héctor Montano, INAH.
En total son 180 piezas prehispánicas prestadas por museos regionales de Guadalajara, Colima y Michoacán y por el Museo Soumaya, en la capital. En la foto, pareja copulando (Barro cocido con policromía, Valle del Colima).
Foto Héctor Montano, INAH.
"Nuestros antepasados plasmaron el cuerpo humano de una manera habitual, aunque cargada de un profundo simbolismo", dijo durante la apertura de la exposición Teresa Franco, directora general del Instituto Nacional de Antropología e Historia, INAH. En la foto, "Hombre autosatisfaciéndose" (Barro con incisiones).
Foto Héctor Montano, INAH.
Según el arqueólogo Daniel Ruiz Cancino, curador de la exposición "la dualidad es el punto de partida de la cosmovisión mesoamericana, donde los contrarios se complementan y se necesitan para existir. El hombre se vinculaba con la vida, el calor y la luz, mientras la mujer se asociaba con la muerte, el frío y la oscuridad". En la imagen, mujer cargando vasija. (Piedra pulida y tallada).
Foto Héctor Montano, INAH.
"En el caso de figuras masculinas, algunas presentan ausencia intencional del falo: fueron encontradas por personas que se los destruían por considerarlo obsceno. Otras son una metáfora de la penetración de la tierra. La masturbación buscaba ofrendar el flujo vital: el semen; tal acto y la punición del pene para sangrarse eran actos rituales que simbolizaban la fecundación", según la INAH.
Foto Héctor Montano, INAH.
Por su parte, Carlos Javier González, director del Templo Mayor, dijo que "Semillas de vida" es un acercamiento al orden cíclico y dual que permitió a sus creadores recrear un universo sexuado". En la foto, mujer sentada con manos en las rodillas (Barro con aplicaciones).
Foto Héctor Montano, INAH.
El director del museo agregó que la producción del Occidente mesoamericano conservado en cerámica y otros materiales “hace referencia a una realidad cargada de sensualidad, a la exaltación fálica y a usos y costumbres que no se reducían a la simple función reproductora o a la preservación de la especie, sino que tenían por objeto valorar el placer en el ser humano, así como evocar las relaciones afectivas y los roles de género”.
Foto Héctor Montano, INAH.
En el recorrido por el museo se aprecian representaciones hechas por las primeras sociedades del Occidente prehispánico, como las de El Opeño y Chupícuaro, siguiendo con las piezas de la Tradición de Tumbas de Tiro, realizadas entre 200 a.C. y 400 a 600 de nuestra era, época en que las imágenes se caracterizaron por mostrar el cuerpo de manera natural.