En fotos: el Síndrome de "Up"

24 junio 2014 Última actualización: 14:12 GMT

Mostrar que ser diferente es normal. Ese es el objetivo del proyecto "Ojos que ven, corazón que siente", donde 23 fotógrafos chilenos retrataron a personas con Síndrome de Down. BBC Mundo les muestra una selección.
María. Foto: Pamela Fernández-Corujedo
Miedo y rabia. Eso sintió María Francisca Cartajena cuando supo que su quinto hijo venía con síndrome de Down. "Ignorancia", recuerda ahora en conversación con BBC Mundo. Sin embargo, comenzó a informarse y a conversar con familias que tenían hijos en esta situación. Cuando nació María (en la foto), María Francisca se dio cuenta de que los niños con síndrome de Down son diferentes, pero no por eso menos felices. (Foto: Pamela Fernández-Corujedo)
Domingo. Foto: Luis Poirot
María Francisca se juntó con su amiga y fotógrafa Pamela Fernández-Corujedo. Inspiradas en el proyecto español "Más allá de un rostro", decidieron convocar a 23 de los más destacados fotógrafos chilenos para crear la exposición fotográfica "Ojos que ven, corazón que siente". En la foto, Domingo. (Foto: Luis Poirot)
Jacinta. Foto: Isabel Fernández
“El criterio fue incorporar fotógrafos cuyas líneas de trabajo fueran distintas", cuenta Fernández-Corujedo. En la foto: Jacinta. (Foto: Isabel Fernández)
Nicolás. Foto: Gabriel Schkolnick
"Así resultó una exhibición dinámica, que cuando ves el primer retrato te invita a recorrerla por completo", explica la fotógrafa. En la foto: Nicolás. (Foto: Gabriel Schkolnick)
Emily. Foto: Gabriel Pérez
Los fotógrafos hicieron retratos de niños y adultos con Síndrome de Down en sus actividades diarias. En la foto: Emily. (Foto: Gabriel Pérez)
Scarlet. Foto: Pamela Fernández-Corujedo
Así fue con Scarlet, quien fue retratada en su colegio, con uniforme escolar. "Le puse una cámara adelante y una pizarra atrás, sin luz de estudio, nada. Me puso esa cara de modelo y fue la primera foto que saqué. Fue genial", cuenta Fernández-Corujedo. (Foto: Pamela Fernández-Corujedo)
Vicente. Foto: Catalina Jaramillo.
"La filosofía detrás de esto es mirar a las personas. Más allá del síndrome, de la silla de ruedas, destacar el concepto de que ser diferente es normal", explica María Francisca Cartajena. En la foto: Vicente. (Foto: Catalina Jaramillo)
Anita. Foto: Isabel Fernández
El proyecto no quedó sólo en retratos, sino que evolucionó a intervenciones urbanas en las calles de las principales ciudades chilenas, como Santiago y Viña del Mar. En la foto: Anita. (Foto: Isabel Fernández)
Diego. Foto: Ana María López.
La idea de los retratos en gran formato es acercar a la sociedad a ver esta realidad, informarse y finalmente incluirlos. En la foto: Diego. (Foto: Ana María López)
Soledad. Foto: Luis Weinstein
Los niños fotografiados llegaron por distintas vías. Algunos eran conocidos, otros llegaron simplemente por azar, al toparse en una plaza con alguien que conocía el proyecto. En la foto: Soledad. (Foto: Luis Weinstein)
Sebastián. Foto:Nacho Rojas.
Las familias fueron corriendo la voz y se formó una red de contactos. En la foto: Sebastián. (Foto:Nacho Rojas)
Luchito. Foto: Pablo Valenzuela
"No hubo selección. Planificamos que fueran 100 niños y al llegar a ese número paramos", explica Fernández-Corujedo. En la foto: Luchito. (Foto: Pablo Valenzuela)
Iker. Foto: Jordi Castell.
Además de las intervenciones urbanas, la iniciativa acaba de lanzar un libro con los retratos. La exposición se ubicó en el Centro Cultural GAM, en Santiago de Chile. En la foto: Iker. (Foto: Jordi Castell)
Manuela. Foto: Jorge Bustos
La propia presidenta de Chile, Michelle Bachelet, destacó la iniciativa a través de una carta donde señaló "la necesidad de trabajar más y más duro por la plena integración" de las personas con síndrome de down. En la foto: Manuela. (Foto: Jorge Bustos)