En fotos: Sudán del Sur a un paso de la guerra civil

23 diciembre 2013 Última actualización: 14:33 GMT

Miles de personas siguen buscando refugio en las instalaciones de Naciones Unidas. Dos cascos azules murieron en los enfrentamientos, pero la ONU insiste en que no será intimidada y no abandonará a la población.
Niño ingresando con sus pocas posesiones, cargando un colchón, a un refugio de la ONU en Yuba, capital de Sudán del Sur
Naciones Unidas dijo que no abandonará a la desesperada población de Sudán del Sur, el país más joven del planeta que vuelve a estar al borde de la guerra civil a poco más de dos años de independencia tras un largo conflicto de su ahora vecino del norte, la República de Sudán, un país mayoritariamente árabe y musulmán. Este niño ingresa con sus pocas posesiones a uno de los refugios de la ONU en la capital sursudanesa, Yuba.
Hombre con su hijo en brazos en un refugio de la ONU en Yuba
La ONU dijo que "cientos de personas murieron en el conflicto" y que cerca de 60.000 personas se vieron forzadas a huir en cinco de los diez estados del país. Los enfrentamientos tienen un componente étnico, y comenzaron el 15 de diciembre, cuando, según el gobierno, el exvicepresidente y antiguo líder rebelde Riek Machar intentó infructuosamente lanzar un golpe de Estado. Machar pertenece al clan Nuer y el presidente Salva Kiir a la etnia Dinka.
Cientos de personas intentan ingresar a la sede de la ONU en Yuba
Más de 20.000 personas que buscaron refugio en la sede de Naciones Unidas en Yuba se encuentran "seguros y a salvo por ahora", según dijo a la BBC el vocero de la ONU en la capital sursudanesa, Joseph Contreras. El portavoz agregó que muchos barrios de la ciudad están desiertos y que gran número de desplazados se dirige a la frontera con Uganda. Contreras dijo que la ONU no ha podido distribuir alimentos en Yuba debido a los enfrentamientos.
Madre y bebé herido evacuados por la ONU desde la ciudad de Bor hacia Yuba
El gobierno confirmó que dos ciudades cayeron en manos de los rebeldes que apoyan a Riek Machar: Bor, capital del estado de Jonglei, y Bentiu, capital del estado Unidad, fronterizo con la República de Sudán, rico en petróleo. El 99% de los ingresos de Sudán del Sur provienen del petróleo. La ONU transportó a Yuba heridos de los enfrentamientos en Bor, entre ellos esta madre con su bebé. Médicos sin Fronteras (MSF) mantiene en funcionamientos sus 12 centros en el país y ha atendido decenos de heridos de bala. "Mientras poníamos en marcha una clínica móvil para atender a los desplazados en Yuba, veíamos que seguía habiendo colas de personas, entre ellos muchos niños, que acababan de llegar desde distintos puntos de la ciudad con todas sus pertenencias", dijo Mike White, coordinador general de MSF.
La madre con su bebé herido, provenientes de Bor, corren hacia una ambulancia de la ONU
La madre y su bebé fueron transportados por la ONU a un centro de tratamiento. A pesar de su riqueza en petróleo, Sudán del Sur sigue siendo uno de los más pobres del mundo. Un niño de cada diez no llega a su primer año de vida y cerca del 80% de la población no tiene acceso a saneamiento.
Un hombre con un vendaje que le cubre la boca desciende de un transporte aéreo de la ONU que lo evacuó desde Bor a Yuba
Los heridos siguen llegando a Yuba, mientras se informó que el gobierno envió más tropas a Bor para intentar recuperar la ciudad. Bor fue el escenario de una matanza étnica en 1991 perpetrada por combatientes Nuer leales a Machar.
Soldados de los cuerpos de paz de la ONU cargan el féretro de uno de los cascos azules de India que murió en Sudán del Sur
Dos integrantes de las fuerzas de paz de Naciones Unidas en Sudán del Sur murieron cuando jóvenes Nuer intentaron atacar a un grupo de jóvenes Dinka en un refugio de la ONU. Las víctimas eran cascos azules provenientes de India.
Hilde Johnson, enviada especial de Naciones Unidas a Sudán del Sur, presenta sus respetos ante los féretros de los soldados de India fallecidos
Hilde Johnson, enviada especial de Naciones Unidas a Sudán del Sur, presenta sus respetos ante los féretros de los soldados de India fallecidos en el ataque al refugio de la ONU.
Soldados del ejército de Sudán del Sur
Varias naciones expresaron sus temor de que la violencia en Sudán del Sur escale en una guerra civil. La clave es controlar a los rebeldes que apoyan a Machar, según observadores. En la imagen se ve a soldados del ejército de Sudán del Sur.
Soldado del ejército de Sudán del Sur
Soldados del ejército de Sudán del Sur. Varios mediadores de países africanos llegaron a Yuba en un intento por evitar la guerra civil.
Riek Machar (izq) junto al presidente Salva Kiir en julio de 2013
Riek Machar (izq), acusado de la intentona de golpe, junto al actual presidente, Salva Kiir, quien destituyó a Machar en julio. La foto es de julio de este año, cuando Machar aún integraba el gobierno. Machar, quien fue líder rebelde durante tres décadas, es un ingeniero graduado de la universidad escocesa de Strathclyde y tiene un doctorado en planificación de la Universidad de Bradford, en Inglaterra. Tenía una reputación de ser el miembro más dispuesto al diálogo del gobierno, según observadores. Machar se casó en 1991 con Emma McCune, una trabajadora humanitaria británica, quien murió dos años después en un accidente de auto cuando estaba embaraza. Su matrimonio fue objeto de numerosos artículos en la prensa y de un libro, escrito por la madre de McCune. Kiir, en cambio, es un excomandante guerrillero que pasó la mayor parte de su vida en la selva.
Personal no esencial de la ONU en Sudán del Sur sube a un avión para ser evacuado a Uganda
La ONU evacuó a su personal no esencial a Uganda, pero insistió en que no está abandonando a la población. "Estamos aquí para quedarnos y seguiremos trabajando junto a y por la población de Sudán del Sur. No nos intimidarán", dijo la enviada de la ONU al país africano, Hilde Johnson.
Una mujer que huyó de Sudán del Sur carga su valija luego de regresar a su país, Kenia
Los que pueden siguen huyendo. Esta mujer regresó a su país, Kenia, que evacuó a cerca de 1.600 de sus ciudadanos debido a los enfrentamientos. Estados Unidos y el Reino Unido también han estado evacuando a sus ciudadanos. La empresa petrolera china CNPC repatrió a 200 de sus trabajadores.
Tres niños junto a una cerca de alambre en un refugio de la ONU en Yuba
Para otros, la única opción es permanecer atrapados en el caos y la violencia que se extiende por este vasto país. En la imagen se ve a niños en un campo de la misión de la ONU en Sudán del Sur, UNMISS por sus siglas en inglés, en Yuba.