El armadillo gigante brasileño, ingeniero y anfitrión del ecosistema

29 octubre 2013 Última actualización: 20:31 GMT

No es fácil estudiar a este mamífero nocturno que habita en el norte de Brasil, pero gracias a cámaras remotas los científicos pudieron ver lo importante que es la madriguera del armadillo para el ecosistema.
Armadillo gigante fuera de su madriguera. Kevin Schafer
Los armadillos gigantes son "ingenieros" del ecosistema, dicen los investigadores que observaron el uso de sus madrigueras en Brasil. El Proyecto Armadillo Gigante del Pantanal busca saber más sobre este sigiloso animal que pasa el 75% de su tiempo bajo tierra en las guaridas que excava con sus imponentes garras.
Tigrillo visita la cueva del armadillo. Proyecto Armadillo Gigante del Pantanal
Los científicos utilizaron cámaras sensibles al movimiento y filmaron 24 especies diferentes que usan la madriguera del armadillo para diversos fines. Entre ellos se cuenta este ocelote o tigrillo, que caza lagartijas y otras presas pequeñas en la entrada de la cueva.
Coatíes cerca de la guarida del armadillo. Proyecto Armadillo Gigante del Pantanal
La cámara también capturó a una familia de coatíes buscando alimento en el montículo arenoso a la entrada de la cueva del armadillo.
Una seriema investiga el hogar del armadillo. Proyecto Armadillo Gigante del Pantanal
Los mamíferos no son los únicos que se benefician de la casa del armadillo gigante: también lo hacen especies de aves como la seriema (en la foto) o el paujil.
Dos pumas en la guarida del armadillo. Proyecto Armadillo Gigante del Pantanal
Mamíferos grandes, como esta pareja de pumas, eligen la madriguera como un lugar de descanso.
Zorro en la cueva del armadillo gigante. Proyecto Armadillo Gigante del Pantanal
Un zorro que se alimenta de cangrejos se refugia en la cueva del armadillo.
Atelocynus microtis en la madriguera del armadillo. Renata Leite Pitman
Renata Leite Pitman fue la primera investigadora que documentó el rol de los armadillos gigantes como ingenieros del ecosistema en el Amazonas. Mientras dirigía un proyecto sobre mamíferos en peligro, Leite Pitman observó a este raro can de orejas cortas (Atelocynus microtis) usando como refugio 13 madrigueras de armadillo diferentes en un solo día.
Tapir amazónico y Cyanocorax cyanomelas. Proyecto Armadillo Gigante del Pantanall
Un tapir amazónico y su compañero, un ave de la especie Cyanocorax cyanomelas, también fueron grabados mientras descansaban sobre el montículo formado por la arena excavada por el armadillo.
Cerdos salvajes en la madriguera del armadillo. Proyecto Armadillo Gigante del Pantanall
Los científicos observaron a cerdos salvajes (en la foto), pecaríes de collar y pecaríes barbiblancos revolcándose en la tierra arenosa fresca y recién excavada de la madriguera, que puede llegar a tener una profundidad de 5 metros.
Agutíes saliendo de la guarida del armadillo gigante. Proyecto Armadillo Gigante del Pantanall
Un agutí también fue visto entrando y saliendo de la popular madriguera, entre los muchos visitantes del hogar del armadillo.
Pecarí de collar dentro de la madriguera. Proyecto Armadillo Gigante del Pantanall
Un pecarí de collar también fue observado dentro de la cueva, explica Arnaud Desbiez, investigador de la Sociedad Zoológica Real de Escocia (RZSS, por sus siglas en inglés) y autor del estudio.
Armadillo de nueve bandas. Proyecto Armadillo Gigante del Pantanall
Además, otras tres especies de armadillos fueron filmadas en la cueva: el armadillo de nueve bandas (en la foto), el de cola desnuda meridional y el amarillo.
Oso melero o tamandúa. Proyecto Armadillo Gigante del Pantanall
El oso melero, que se alimenta de termitas y hormigas, fue el que realizó las visitas más prolongadas a la casa del armadillo gigante.
"Es increíble ver que una especie tan sigilosa, de la que hay tan pocos ejemplares, pueda jugar un papel tan importante dentro de la comunidad ecológica", dice Arnaud Desbiez, coordinador. El especialista espera que la revelación de su importancia para el ecosistema genere más protección para estos animales. Todas las fotos son cortesía del Proyecto Armadillo Gigante del Pantanal.