En fotos: retratos de glaciares que se desvanecen

23 julio 2013 Última actualización: 14:15 GMT

Las bellas imágenes del fotógrafo del medio ambiente James Balog y su equipo, tomadas en los últimos siete años, ponen en evidencia el impacto del calentamiento global.
Mendenhall Glacier, Juenau, Alaska 9-2010
Durante los últimos siete años, el fotógrafo del medio ambiente James Balog y su equipo de Seguimiento de Hielo Extremo (EIS, por sus siglas en inglés), exploradores, artistas y científicos de la Tierra, han estado documentando los signos visibles del derretimiento de los glaciares.
Disko Bay, Groenlandia. James Balog
En viajes a sitios remotos del planeta, el equipo ha registrado cómo el hielo ha sido transformado por el sol, el agua del mar y el tiempo. En una de las ubicaciones estudiadas por el equipo, Disko Bay, el hielo se ha desprendido de la masa helada de Groenlandia y flota en el norte del Océano Atlántico, lo que ha aumentado el nivel del mar.
Capa de hielo de Groenlandia con
Este lago de agua derretido fue generado por las cálidas temperaturas del verano en la superficie de la capa de hielo de Groenlandia, 30 millas al sur de Llulissat Isfjord. El agua finalmente fluye en remolinos o arroyos que se abren paso por el hielo y se alejan de la base del glaciar hacia el océano.
Molino del lago North North, Groenlandia, julio de 2008
Agua derretida lubrica la base del glaciar y hace que el hielo fluya más rápido hacia el mar.
Glaciar Columbia, Alaska, EE.UU, 23 de junio de 2006
A mediados de los años 80, el glaciar Columbia se cubrió de arriba a abajo de una franja oscura de vegetación. La demarcación entre la vegetación verde arriba y la roca desnuda abajo marca la "línea de corte", que es el punto más alto alcanzado. Desde entonces su grosor ha disminuido un total de 400 metros.
Glaciar Mendenhall, visto desde cerca de 914 metros
Las fotografías de James Balog, seleccionadas del archivo fotográfico del EIS, han sido publicadas en la obra "Ice: Portraits of Vanishing Glaciers" (Hielo: retrato de glaciares en extinción", de la casa editorial Rizzoli, en New York.