En fotos: la belleza de las flores microscópicas

27 junio 2013 Última actualización: 12:28 GMT

Valiéndose de reacciones químicas, científicos de la Universidad de Harvard, en Estados Unidos, crearon formas diminutas y coloridas semejantes a las flores.
Imagen semejante a una flor, generada a partir de reacciones químicas y captada por un microscopio de barrido electrónico
Una investigación de la Universidad de Harvard, en EE.UU., revela cómo formas complejas evolucionan en la naturaleza a través de cambios químicos y ambientales. Wim L. Noorduin, académico de la Escuela de Ingeniería y Ciencias Aplicadas de Harvard (SEAS, por sus siglas en inglés), manipuló gradientes químicas en un recipiente de fluidos para crear estructuras microscópicas semejantes a las flores. Una gradiente química es la diferencia de concentración entre un punto y otro de una solución.
Imagen semejante a una flor, generada a partir de reacciones químicas y captada por un microscopio de barrido electrónico
Noorduin descubrió que podía controlar el comportamiento de los cristales para crear estructuras específicas. "Él y sus colegas cultivaron los cristales sobre portaobjetos y láminas de metal; incluso crearon un campo de flores frente al asiento del presidente Abraham Lincoln en una moneda de un centavo de dólar", explica la SEAS. Las imágenes fueron captadas por un microscopio de barrido electrónico.
Imagen semejante a una flor, generada a partir de reacciones químicas y captada por un microscopio de barrido electrónico
"Durante al menos 200 años la gente ha querido saber cómo han evolucionado las formas complejas en la naturaleza. Esta investigación ayuda a demostrar que ello es posible por medio de cambios ambientales y químicos", dice Noorduin.
Imagen semejante a una flor, generada a partir de reacciones químicas y captada por un microscopio de barrido electrónico
Según la SEAS, Noorduin y sus colegas disolvieron cloruro de bario (un tipo de sal) y silicato de sodio en un recipiente de agua. El dióxido de carbono del aire se disuelve naturalmente en el agua, lo que desencadena una reacción que precipita cristales de carbono de bario.
Imagen semejante a una flor, generada a partir de reacciones químicas y captada por un microscopio de barrido electrónico
Como un subproducto, el proceso también disminuye el pH de la solución que rodea a los cristales, lo que genera una reacción con el silicato de sodio disuelto.
Imagen semejante a una flor, generada a partir de reacciones químicas y captada por un microscopio de barrido electrónico
Esta segunda reacción añade una capa de sílice a las estructuras en crecimiento, usa el ácido de la solución y permite que continúe la formación de cristales de carbonato de bario.