Liberan a dos presos que pasaron 30 años en prisión gracias a pruebas de ADN

  • 3 septiembre 2014
Según las pruebas de ADN, nada vincula a McCollum (en la imagen) ni a su hermanastro con el crimen del que se les acusó.

Dos estadounidenses que pasaron tres décadas en la cárcel, uno de ellos en el corredor de la muerte -acusados de violación y asesinato- fueron liberados gracias a pruebas de ADN que muestran su inocencia.

Los hermanastros Henry McCollum, de 50 años, y Leon Brown, de 46, ambos discapacitados, fueron condenados en 1984 por la supuesta violación y muerte de una niña de 11 años en Carolina del Norte.

Después de que el análisis de las pruebas de ADN de pistas encontradas en la escena del crimen implicasen a otro hombre que está en la cárcel por un delito similar, un juez ordenó la inmediata liberación de los hermanos.

Según una comisión que investigó el caso, no había nada que vinculase a McCollum y Brown con el crimen.

Contenido relacionado