Reino Unido eleva la "alerta terrorista" a severa

  • 29 agosto 2014
David Cameron
David Cameron alertó del peligro que representan los británicos yihadistas.

El primer ministro británico, David Cameron, compareció en una rueda de prensa en la que dijo que las autoridades harán "todo lo posible" para mantener la seguridad de los ciudadanos del país, tras elevarse a "severa" la alerta de seguridad en el país en respuesta a la situación que se vive en Siria e Irak.

La ministra del Interior, Theresa May, fue quien hizo el anuncio este viernes, al mencionar que en Siria e Irak "grupos terroristas planean ataques contra países occidentales".

Reino Unido contempla cinco niveles de "alerta terrorista". El "severo" significa que un ataque terrorista es "muy probable".

"La amenaza que enfrentamos en Irak es la mayor y más profunda a nuestra seguridad que hayamos enfrentado antes", declaró el primer ministro.

Según Cameron, el origen de la amenaza es la "venenosa ideología del extremismo musulmán". Reino Unido no puede "apaciguar la ideología, sino que debe confrontarla tanto en casa como fuera".

Por su parte, Estados Unidos anunció este viernes que no tiene planes para cambiar en este momento su propio nivel de alerta.

Según explica el corresponsal de BBC Mundo en Washington, Thomas Sparrow, el departamento de Seguridad Nacional explicó que no conoce "amenazas específicas y creíbles" al territorio del país de parte de los militantes de Estado Islámico.

Temor al Estado Islámico

En 2007 un aeropuerto británico, el de Glasgow, fue objeto de un ataque terrorista.

Reino Unido cree que ciudadanos británicos de ideología yihadista que viajaron a combatir en Siria e Irak podrían estar detrás de los planes para llevar a cabo ataques. Según Cameron, 500 británicos han viajado a Siria y el norte de Irak para luchar en las filas de Estado Islámico (EI).

El primer ministro comenzó la rueda de prensa mencionando el "bárbaro" asesinato del periodista estadounidense James Foley, que fue decapitado por miembros de EI en Siria.

Andrew Silke, profesor de la Universidad de East London, explicó a la BBC que el anuncio es una reacción al asesinato de Foley y que en Reino Unido ya hay en vigor fuertes medidas de seguridad.

La última vez que se cambió el nivel de alerta terrorista fue en 2011, cuando se situó en "sustancial".

Reino Unido alcanzó dos veces en el pasado el nivel más alto, calificado de "crítico". La primera vez fue en 2006 cuando la policía descubrió un plan para atacar aviones de pasajeros. La segunda fue en junio de 2007 tras un ataque en el aeropuerto de Glasgow.

Dominic Casciani, especialista de la BBC, explica que puede que el nivel más alto de alerta podría no ser visible en las calles británicas, pero es una señal de una mayor preocupación entre los organismos de inteligencia y seguridad.

La alteración en vigor entre enero de 2010 y el verano de 2011 podría haber estado vinculada a intentos de elementos de al Qaeda de contrabandear bombas en aviones provenientes del Medio Oriente.