Misuri declara estado de emergencia y toque de queda en Ferguson

  • 17 agosto 2014
El viernes se registraron saqueos en Ferguson.

El gobernador de Misuri, Jay Nixon, declaró el estado de emergencia y ordenó un toque de queda en la localidad de Ferguson, donde se han repetido serios disturbios después de que la semana pasada la policía matara al joven afroestadounidense Michael Brown.

Entretanto, el fiscal general de Estados Unidos, Eric Holder, ordenó una segunda autopsia del cuerpo del adolescente. Un examen inicial del cadáver el día después de su deceso a balazos concluyó que Brown falleció a causa de heridas de bala.

El gobernador Nixon justificó el toque de queda -de medianoche a cinco de la mañana- porque si bien numerosos ciudadanos han optado por manifestarse pacíficamente, dijo que no podía permitir que un grupo de saqueadores pongan en peligro la comunidad.

Unas 150 personas desafiaron el toque de queda y siete fueron arrestadas. Los manifestantes se negaron a dispersarse antes de la medianoche (05:00 GMT) y la policía les lanzó bombas de humo.

El oficial a cargo dijo que otro hombre había recibido un disparo durante las últimas protestas y se encontraba en estado crítico. No estaba claro quién le disparó.

"Nuestro deber primero es mantener la paz. Esto es una prueba. Los ojos del mundo nos están observando", había asegurado previamente el gobernador Nixon. "No podemos permitir que la enfermedad de unos pocos mine la buena voluntad de la mayoría".

El gobernador además informó que el Departamento de Justicia está reforzando la investigación del tiroteo en que murió Brown.

Ferguson, Misuri
La presencia de policías con equipamiento militar ha abierto un debate en EE.UU.

Lea también: Cómo se llegó a la militarización de la policía en EE.UU.

El capitán de la Policía de Carreteras de Misuri Ron Johnson, encargado por el gobernador de la seguridad en Ferguson, dijo que 40 agentes del Buró Federal de Investigaciones (FBI, en inglés) estaban recopilando información del incidente puerta a puerta.

La decisión de imponer un toque de queda llegó después de los disturbios del viernes por la noche, que siguieron a la publicación por parte de la policía de un video de una cámara de seguridad de un robo en una tienda que la policía dice perpetró Brown poco antes de morir baleado por un policía.

Los familiares insisten en que nunca dijeron que Brown fuera un joven perfecto.

La familia dijo estar "más allá de la indignación", después de que se publicara el video en el que presuntamente Brown robaba unos paquetes de cigarrillos.

Se quejaron de que la policía estaba intentando justificar una ejecución.

Nixon también expresó su desacuerdo con la decisión policial de dar a conocer las imágenes de video.

La del jueves, después de que el gobernador encargara de la seguridad a la policía de carreteras, había sido la primera noche de calma.

Desde el sábado se habían repetido los enfrentamientos entre manifestantes y agentes fuertemente armados con equipamiento antidisturbios y militar.