Kurdos dicen haber recuperado represa de manos del Estado Islámico

  • 17 agosto 2014
Una imagen de supuestos combatientes del EI patrullando la represa el 9 de agosto.

Fuerzas kurdas, apoyadas por aviones de guerra estadounidenses, dicen haber recuperado el control de gran parte de la represa de Mosul, la mayor de Irak, gracias a su avance contra militantes del Estado Islámico (EI), de acuerdo a fuentes de la BBC en la región del Kurdistán iraquí.

En el marco de la operación que comenzó el viernes, cazas F-18 y drones de EE.UU. atacaron 14 vehículos del grupo insurgente.

Los aviones han estado ofreciendo protección aérea a los combatientes Peshmerga kurdos en su ofensiva terrestre.

Según señalaron a la BBC fuentes kurdas en Mosul, sus soldados están avanzando lentamente, debido a la gran cantidad de minas y trampas explosivas plantadas por los yihadistas, y al menos 11 integrantes del EI resultaron muertos en el ataque.

Funcionarios militares estadounidenses dijeron a la cadena televisiva NBC que la decisión de tratar de retomar la represa se produjo luego de que informes de inteligencia determinaran que los militantes de EI "todavía no estaban en un punto que les permitiera volar la instalación".

Un comandante kurdo, el general Abdelrahman Korini, dijo a la agencia de noticias AFP que combatientes Peshmerga tomaron control de la parte oriental de la represa y que "siguen avanzando".

Presa Irak
La represa, a orillas del Tigris, tiene una gran importancia para el norte de Irak en cuanto al suministro de agua y energía.

Rudaw, un sitio web de noticias kurdo, informó que los del sábado parecen ser "los bombardeos estadounidenses más fuertes contra las posiciones de los militantes desde el inicio de los ataques aéreos" contra el EI.

El EI tomó control de la presa el 7 agosto.

Ubicada en el río Tigris, a unos 50 kilómetros de Mosul, esta estructura tiene una enorme importancia estratégica pues controla el suministro de agua y energía a una considerable área alrededor del norte de Irak.

El corresponsal de la BBC en la ciudad kurda de Erbil, Jim Muir, dice que hay temores por la estructura de la represa y que muchos han advertido que podría desatar una inundación catastrófica si fuese vulnerada.

Lea también: ¿Qué ventaja estratégica supone la represa de Mosul para el Estado Islámico?

Avión FA-18
Estados Unidos desplegó cazas FA-18 y drones para apoyar la operación.
Combatientes Peshmerga kurdos
Se informó que combatientes Peshmerga kurdos tomaron control de la parte oriental de la presa y que "sigue avanzando".

Refugiados yazidíes

Mientras tanto, el EI ha sido acusado de una nueva masacre.

Al menos 80 miembros de la secta yazidí fueron asesinados en un pueblo del norte del país señalan diversos informes.

El canciller saliente de Irak, Hoshyar Zebari, indicó que la masacre fue en represalia por un ataque previo de un dron estadounidense.

Por otra parte, el ministro de Relaciones Exteriores de Alemania, Frank-Walter Steinmeier, instó a Haider al Abadi, quien fue designado esta semana como nuevo primer ministro, a representar a todas las regiones y religiones de Irak.

Hablando durante una visita a Irak, Steinmeier dijo que esta era la única manera de impedir que el EI consiga más respaldo en el país.

Aeronaves militares de transporte alemanes comenzaron a distribuir ayuda desde Erbil.

Alemania, sin embargo, está impedida legalmente de proveer armamento a los países involucrados en el conflicto.

Dos aviones Airbus alemanes con suministros de ayuda del Reino Unido arribaron el sábado a Erbil.

En una parada en la ciudad, Steinmeier tuvo contacto con los refugiados yazidíes.

La violencia liderada por el EI ha desplazado de sus hogares a un estimado de 1,2 millones de iraquíes.

Comunidades enteras de yazidíes y cristianos se han visto obligados a desplazarse hacia el norte junto con chiitas iraquíes, a quienes el EI no considera verdaderos islámicos.

Frank-Walter Steinmeier y yazidíes
El primer ministro alemán Frank-Walter Steinmeier se reunió con refugiados yazidíes en la ciudad kurda de Erbil.