EE.UU.: nuevos disturbios por muerte de joven negro a manos de la policía

  • 12 agosto 2014
Lesley McSpadden, madre de Michael Brown
La madre de Michael Brown, Lesley McSpadden, pidió a los manifestantes que protesten en forma pacífica. "Queremos justicia, no violencia", afirmó.

Una segunda noche de disturbios tuvo lugar en la localidad de Ferguson, un suburbio de St. Louis, en el estado de Missouri, tras la muerte de Michael Brown, un joven afroestadounidense de 18 años que recibió múltiples disparos de la policía el sábado.

Cientos de policías usaron balas de goma y gases lacrimógenos para dispersar a la multitud. Algunos de los manifestantes lanzaron piedras contra los agentes, mientras otros protestaban aproximándose a la policía con las manos en alto diciendo: "No me disparen".

La policía del condado de St Louis dijo que el joven no iba armado pero agredió a un agente en un vehículo policial y trató de quitarle el arma. Los familiares de Brown y varios testigos afirman en cambio que el joven tenía los brazos en alto cuando la policía le disparó.

En una entrevista en la televisión local, el amigo que acompañaba a Brown en la noche de su muerte, Dorian Johnson, dijo que un agente abrió fuego ante la negativa de Brown de moverse del medio de la calle a la acera y aseguró que el joven tenía las manos sobre la cabeza.

El fiscal general de Estados Unidos, Eric Holder, afirmó en un comunicado que la muerte de Brown "merece una exhaustiva revisión" por parte de investigadores federales.

Lea "EE.UU.: la muerte del joven negro Michael Brown genera nueva tensión racial"