Condenan por crímenes contra la humanidad a los dos últimos líderes del Jemer Rojo

  • 7 agosto 2014
Exlíderes del Jemer Rojo condenados
Nuon Chea y Khieu Samphan niegan los cargos.

El tribunal internacional para el genocidio de Camboya, con respaldo de Naciones Unidas, condenó este jueves a cadena perpetua a dos exlíderes del Jemer Rojo por crímenes contra la humanidad, en la primera sentencia contra la cúpula de un régimen que causó casi 2 millones de muertos en la década de 1970.

Los acusados son el ideólogo y número dos de la organización comunista, Nuon Chea, de 88 años, y el exjefe de Estado del régimen, Khieu Samphan, de 83. Chea era la mano derecha del líder del régimen, Pol Pot.

"Millones de personas fueron víctimas por el ataque global y sistemático contra la población civil que seguía políticas y planes del partido", declaró el juez Nil Nonn en la lectura de la sentencia retransmitida en directo por el portal de internet del tribunal.

Se trata de los primeros líderes de alto rango del Jemer Rojo a los que se condena por sus crímenes.

Años de violencia bajo el Jemer Rojo

Se cree que hasta 2 millones de personas murieron bajo el régimen del Jemer Rojo, por causas que abarcan desde el hambre, hasta el exceso de trabajo o la ejecución por ser considerados enemigos del estado.

El régimen, en el poder en Camboya entre 1975 y 1979, tenía como objetivo crear una sociedad agraria.

Las ciudades fueron vaciadas y sus residentes fueron forzados a trabajar en cooperativas rurales. Muchos de ellos trabajaron hasta la muerte y otros fallecieron de hambre por el declive de la economía.

Durante cuatro años violentos, el Jemer Rojo también ejecutó a aquellos a quienes percibió como enemigos -intelectuales, minorías, exfuncionarios- y sus familias.

Nuon Chea era visto como la fuerza ideológica dentro del régimen y Khieu Samphan era la cara pública.

Los fiscales alegaron que los acusados elaboraron políticas y fueron cómplices de su brutal aplicación.

Ambos hombres niegan los cargos. En sus alegatos finales el año pasado, expresaron arrepentimiento pero dijeron que no ordenaron ninguna ejecución ni eran conscientes de ellas.

Sobreviviente del Jemer Rojo
Soum Rithy, que perdió a su padre y tres hermanos, reacciona ante el veredicto en Phnom Penh.
Años 70 en Camboya
El Jemer Rojo trajo cuatro años de hambre y violencia a los camboyanos.

Un largo proceso

Durante tres años, el tribunal internacional ha escuchado testimonios de personas que pedieron a su familia completa bajo el régimen.

"La ira permanece en mi corazón", le dijo a la agencia AP Suon Mom, de 75 años, cuyo esposo y cuatro hijos murieron de hambre.

"Todavía recuerdo el día que abandoné Phnom Penh, caminando a lo largo de la carretera, sin comida ni agua para beber".

Nuon Chea y Khieu Samphan enfrentan además otro juicio, por genocidio. El caso en contra de los dos líderes se dividió para acelerar la causa, debido a la avanzada edad de los acusados.

Expectación mediática
La expectación antes de conocerse el veredicto era muy alta.

Otros dos exministros del Jemer Rojo tenían que haber sido juzgados con ellos.

Ieng Sary, excanciller, murió en marzo de 2013. Su esposa Ieng Thirith, que ocupó el cargo de ministra de Asuntos Sociales, fue declarada incapaz de enfrentar el juicio.

Antes de este fallo, el exjefe de prisión, Duch, era el único líder de la cúpula del Jemer Rojo que había sido juzgado por los crímenes del régimen.

Fue encarcelado en 2010 por dirigir la prisión de Tuol Sleng, donde miles de personas calificadas de enemigas del régimen fueron torturadas y matadas.

Un final algo decepcionante

Desde Phnom Penh, el periodista de la BBC Jonathan Head señala que, después de tres años de audiencias y una lectura de cargos que se prolongó por 90 minutos, el juez principal emitió la sentencia contra los dos ancianos de una forma sorprendentemente rápida.

Se falló que Khieu Samphan, la cara urbana e internacional del Jemer Rojo, no tuvo autoridad sobre los que llevaron a cabo las peores atrocidades documentadas por el tribunal. Nuon Chea fue hallado culpable de todos los cargos.

"Al final ambos recibieron la misma sentencia, de alguna manera testimonial puesto que tienen más de 80 años y su salud es frágil", explica Head.

Calaveras
Se cree que hasta 2 millones de personas murieron bajo el régimen de Pol Pot.

Ambos insistieron en su inocencia, rechazando las acusaciones contra ellos como propaganda y mentiras. El tribunal consideró su defensa carente de credibilidad. Nuon Chea, incapaz de incorporarse para la lectura de la sentencia, mostró escasa emoción, pero Khieu Samphan apareció visiblemente enfadado. Les dijeron a sus familias que no acudieran a escuchar el veredicto.

El periodista de la BBC concluye que de muchas maneras fue un final decepcionante para la única recopilación oficial de los horrores de los años del Jemer Rojo.

"El verdadero valor de este tribunal 'híbrido' único, que combina autoridad judicial internacional y camboyana, es todavía difícil de evaluar", opina Jonathan Head.