EE.UU. impone sanciones contra grandes empresas de Rusia

  • 16 julio 2014
Rosneft
Rosneft será una de las compañías afectadas por las sanciones

Estados Unidos y la Unión Europea reforzaron las sanciones contra Rusia, por su presunto respaldo a los separatistas que combaten al gobierno de Ucrania.

EE.UU. apuntó con las nuevas sanciones económicas a bancos importantes como Gazprombank, así como compañías de defensa y energía, incluida la gigantesca corporación petrolera, Rosneft.

El Departamento del Tesoro de EE.UU. indicó que las medidas punitivas ampliarán las impuestas anteriormente, que se limitaban a algunas empresas e individuos en Rusia y Ucrania.

Entre los objetivos de estas sanciones figura el fabricante de armas Kalashnikov, así como las autoproclamadas Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk, bastiones de los rebeldes prorrusos en el este de Ucrania.

Líderes de la UE, reunidos en Bruselas, dijeron que anunciarán los detalles de sus sanciones a fines de julio, aunque especificaron que sus bancos de inversión ya no financiarán proyectos rusos.

También anunciaron que apuntarán a organizaciones rusas que según ellos socavan la soberanía ucraniana.

Barack Obama
El presidente Obama dijo que "los líderes rusos verán una vez más que sus acciones en Ucrania tienen consecuencias".

Putin niega las acusaciones

El presidente de EE.UU., Barack Obama, expresó en Washington que las sanciones se deben a que el gobierno de Moscú falló en dar los pasos necesarios para detener una escalada de la violencia en Ucrania.

"Estas sanciones son significativas, pero también están diseñadas para lograr un máximo impacto en Rusia mientras limitan el efecto de ese impacto en compañías estadounidenses o de nuestros aliados", dijo a los reporteros.

Obama señaló que esos pasos incluyen impedir que fluyan armas y combatientes hacia el este de Ucrania, exhortar a los separatistas a liberar a sus rehenes y respaldar una tregua, así como que Rusia acepte la presencia de observadores en la frontera.

Enfatizó el apoyo de EE.UU. a Ucrania, diciendo que "los ucranianos merecen forjar su propio destino".

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, reaccionó inmediatamente y advirtió que las sanciones de Estados Unidos tienen un "efecto búmeran y sin duda llevarán la relación entre ambos países a un punto muerto, causando graves daños".

En declaraciones a la prensa durante una visita a Brasil, Putin precisó que necesitaba ver los detalles de las sanciones para entender su alcance completo.

Vladimir Putin
La reacción de Putin no se hizo esperar y vaticinó un estancamiento de las relaciones entre Rusia y EE.UU.

Sospechas del Pentágono

El Pentágono afirma que ha visto un aumento en la cantidad de soldados rusos en la frontera con Ucrania y cree que Rusia continúa apoyando a los separatistas ucranianos.

Las sanciones no llegan a un rompimiento completo con sectores de la economía rusa, un paso que funcionarios estadounidenses dijeron se reservan en caso de que Moscú emprenda una invasión militar de Ucrania.

Rajini Vaidyanathan, periodista de la BBC en Washington, señala que según la Casa Blanca estas sanciones son amplias, flexibles y potentes y quizás la inclusión de la petrolera Rosneft -que firmó un acuerdo de US$1.500 millones con BP- sea la más llamativa.

La cuestión es si tendrán el impacto deseado: golpear a Putin donde más duele y obligarlo a replegarse en Ucrania.

La Casa Blanca dice que las sanciones impuestas anteriomente han herido a la economía de Rusia. Pero Vaidyanathan comenta que no han doblegado a Rusia ni a la determinación de Putin.

Si ya hay 12.000 soldados rusos en la frontera con Ucrania y el Pentágono cree que Russia sigue respaldando al movimiento separatista y estas nuevas sanciones no neutralizan a Rusia, qué podrá hacerlo?

Un militante prorruso ante una casa destruida en Snizhne, este de Ucrania
Los combates en el este de Ucrania se han intensificado significativamente en los últimos días.

Mientras tanto, en Ucrania los combates continuaban en el este.

Oficiales ucranianos indicaron que 11 soldados murieron en 24 horas. No se supo de inmediato la cantidad de víctimas entre los separatistas prorrusos.

Más de 1.000 personas, entre civiles y combatientes, han perdido la vida desde mediados de abril, cuando las fuerzas de seguridad ucranianas procedieron a recuperar el control de las regiones orientales, mientras que decenas de miles de personas han huido.

Esta crisis ha conducido a la más grave disputa entre Rusia y Occidente desde el fin de la Guerra Fría.

Arseniy Yatsenyuk y soldados cerca de Izyum, en la región de Kharkiv
El primer ministro ucraniano, Arseniy Yatsenyuk, ha visitado áreas cercanas a los combates.
Destrucción en Snezhnoye, a 80 kilómetros al este de Donetsk
Ciudades del este del país, como Snezhnoye, a 80 kilómetros al este de Donetsk, han sufrido daños severos.

Contenido relacionado