Encuentran muerto a excoronel brasileño que admitió torturar a prisioneros

  • 25 abril 2014
Paulo Malhães

El coronel retirado Paulo Malhães, quien admitió haber participado en torturas y asesinatos a presos políticos durante el régimen militar Brasil (1964-1985), fue encontrado muerto este viernes en su domicilio.

Malhães, de 76 años, fue asesinado por tres hombres en su casa en la ciudad de Nova Iguaçu, en las afueras de Río de Janeiro. Según su esposa, los hombres lo asfixiaron.

Según un comunicado de la Policía Civil de Río de Janeiro, fue asesinado por ladrones que irrumpieron en su casa en la noche del jueves y que robaron computadores y armas de la colección personal de la víctima.

Malhães afirmó el mes pasado ante la Comisión Nacional de la Verdad (CNV), que indaga las violaciones de derechos humanos en el régimen militar, que nunca lamentó matar "a tanta gente como fuera necesario" durante los 21 años del régimen militar.

También dijo que había torturado a muchos presos políticos y escondido sus cadáveres.

"Cumplí con mi deber. No me arrepiento", aseguró en ese momento Malhães.

"Tenía mucha información"

Casi 500 personas desaparecieron o murieron en Brasil durante el gobierno militar y miles más fueron detenidos y torturados, incluida la actual presidenta, Dilma Rousseff.

El prominente abogado brasileño Wadih Damous aseguró que los intrusos pueden haber ido en busca de archivos secretos que tenía.

"Era un importante agente de la represión política durante la dictadura y tenía mucha información sobre los eventos que ocurrieron detrás de escena en el momento", dijo Damous.

"El crimen y su eventual relación con las revelaciones hechas por Malhães a la Comisión Nacional de la Verdad, a la Comisión regional de la Verdad de Río y a la prensa, debe ser investigada con rigor y celeridad", afirmó la CNV en un comunicado.

El coordinador de la CNV, Pedro Dallari, le dijo al diario Folha de Sao Paulo que "el crimen pudo haber tenido la finalidad de quemar el archivo para impedir que siguiera hablando, o una intimidación para impedir que otros hablen".

Manifestación contra el régimen militar en su 50º aniversario
Casi 500 personas desaparecieron o murieron en Brasil durante el gobierno militar.