Venezuela: Maduro acepta testigos internacionales para el diálogo

  • 27 marzo 2014
Maduro
Maduro recibió en Caracas una comisión de cancilleres de Unasur.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, dijo aceptar la presencia de testigos internacionales en un proceso de diálogo con la oposición, como recomendó la comisión de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur).

Tras una visita a Caracas de dos días, los ministros de Relaciones Exteriores de Argentina, Brasil, Bolivia, Colombia, Ecuador y Uruguay emitieron un comunicado en el que celebraron "la voluntad de acordar un testigo de buena fe que facilite el diálogo entre todas las partes".

La comisión de Unasur se reunió con líderes del oficialismo y de la oposición en un intento de tender puentes después de más de mes y medio de protestas y disturbios en los que han muerto 36 personas.

Aunque dijo estar de acuerdo con que el testigo sea el secretario de Estado del Vaticano, el exnuncio apostólico en Venezuela Pietro Parolín, Maduro agregó que cree que sería una pérdida de tiempo porque considera que la oposición no quiere dialogar.

"El que quiere paz va a dialogar hasta así sea en el infierno, no está poniendo condiciones para escucharse", dijo.

Lea también: ¿Hay un golpe suave en Venezuela?

Condiciones

El presidente además rechazó la condición de la oposición de que sea en cadena obligatoria de radio y televisión, un instrumento del que el mandatario hace uso habitualmente. "No me pongan condiciones, no acepto condiciones", insistió.

En el comunicado, Unasur dijo haber identificado el rechazo "de todos los sectores a los lamentables actos recientes de violencia" y el reconocimiento de "la necesidad de moderar el lenguaje, generando así un ambiente pacífico que favorezca las conversaciones".

"La gran incertidumbre es si el excandidato presidencial Henrique Capriles, que dice apoyar un diálogo condicionado, estará entre los opositores que vayan a la mesa con Maduro", afirma Daniel Pardo, corresponsal de BBC Mundo en Venezuela.

Entre las condiciones planteadas por la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) en días anteriores se encuentran la liberación de líderes como el exalcalde de Chacao Leopoldo López, encarcelado por su supuesta responsabilidad en los incidentes del 12 de febrero, y de "todos los presos políticos".

Asimismo, la MUD pide la anulación de los juicios de criminalización de la disidencia -que incluye los procesos judiciales contra los detenidos de las últimas semanas- y el desarme de los grupos los llamados "colectivos" vinculados al gobierno.

Lea también: María Corina Machado considera que Maduro "cruzó la línea roja"

Reacciones

Tras la visita de Unasur, el vicepresidente venezolano, Jorge Arreaza, anunció la creación de un Consejo Nacional de Derechos Humanos que incluirá a todas las instituciones del poder judicial.

"Recibiremos personalmente todas las denuncias de presuntas violaciones de derechos humanos", aseguró.

Por su parte, el diputado opositor Julio Borges, quien asistió a la reunión con Unsaur, dijo el miércoles que los cancilleres "se dieron cuenta que la oposición no era el poco de locos que los íbamos a secuestrar y a tratar de matar en la reunión".

"Y nosotros nos dimos cuenta que los cancilleres de Unasur no vinieron a hacerle el mandado al gobierno de Nicolás Maduro", agregó Borges.

"El diálogo es uno de los elementos que divide a la oposición venezolana, ya que hay un grupo -liderado por la María Corina Machado y Leopoldo López- que no confía en el gobierno", concluye nuestro corresponsal.

Lea también: ¿Hay un "golpe suave" en Venezuela?