El artista que destruyó un jarrón de US$1 millón del chino Ai Weiwei

  • 18 febrero 2014

Un artista estadounidense de origen dominicano fue arrestado por destrozar un jarrón valorado en un millón de dólares del artista disidente chino Ai Weiwei.

La policía indicó que el hombre, de nombre Máximo Caminero, destruyó deliberadamente el objeto exhibido en el recién inaugurado Pérez Art Museum Miami (PAMM), en la ciudad de Miami, Estados Unidos.

La policía reportó que Caminero dijo haber roto el jarrón como forma de protesta por la falta de apoyo del museo a los artistas locales.

"Lo hice por todos los artistas locales en Miami que nunca han sido mostrados en museos acá", dijo Caminero, y añadió: "Ellos han gastado tantos millones en artistas internacionales".

Pero hablando con la BBC desde Pekín el artista chino recordó que él tampoco puede exponer su trabajo en su propio país, pero "nunca pensé en ir a un museo de Pekín a protestar".

Ai Weiwei añadió que él no podía apoyar a un artista que rompía el trabajo de otro artista.

En un comunicado, el museo confirmó que Caminero "rompió intencionalmente" la vasija.

"El equipo de seguridad del museo de inmediato aseguró las galerías y la persona fue detenida. Ahora está bajo custodia policial, y el museo está trabajando con las autoridades en su investigación", informó el PAMM.

Caminero ofrecerá este martes una conferencia de prensa para explicar su acto.

Diferencias

El domingo, Caminero, de 51 años, fue arrestado con cargos de conducta criminal, tras haber tomado el jarrón y lanzarlo contra el piso cuando fue confrontado por los oficiales de seguridad del museo, de acuerdo con el reporte policial.

La pieza formaba parte de la obra "Colored Vases", que está compuesta por 16 jarrones de cerámica pertenecientes a la Dinastía Han (desde el 206 a.C. hasta el 220 d.C.) con cerca de 2.000 años de antigüedad, que el artista sumergió en pintura industrial.

En su propuesta, Ai Weiwer interviene estos jarrones con pinturas de distintos colores y con motivos contemporáneos y de la sociedad del consumo, como el logo de Coca-Cola.

En una de las paredes la sala de exhibición de las vasijas cuelgan, además, de tres fotografías a gran tamaño, en blanco y negro, que muestran al artista chino dejando caer al piso una vasija de la dinastía Han.

De acuerdo con la nota descriptiva del museo, con esta obra Weiwei pretende suscitar el debate "sobre la autenticidad y el valor y el significado de obras de arte originales".

Caminero dijo haber actuado de forma espontánea, inspirado por el propio arte de Ai Weiwei.

Vasija con logo de Coca-Cola
Caminero dijo haber actuado de forma espontánea, inspirado por el propio arte de Ai Weiwei.

"Lo vi como una provocación de Weiwei para unirme a él en un acto de protesta", dijo Caminero al semanario Miami New Times.

Sin embargo, Ai Weiwei sostuvo que su destrucción de vasijas es "un poco diferente".

"Las piezas con las que yo trabajo no pertenecen a un museo ni son propiedad de otra persona. Nunca traté de destruir una pieza de museo; las vasijas que destruyo me pertenecen. Él puede arrojar al piso cualquier cosa que quiera arrojar, pero no el trabajo de otra gente".

Artista y activista

Ai Weiwei es el primer artista internacional invitado por Pérez Art Museum Miami, que abrió sus puertas el pasado diciembre.

Con esta retrospectiva del artista plástico y activista chino, el museo entra con muy buen pie en el entramado cultural de Miami, una ciudad que en el último lustro ha venido presenciando un notable florecimiento de la actividad artística.

La retrospectiva de Weiwei, llamada "According To What?", ocupará los espacios del PAMM hasta el próximo 26 de marzo.

Esta exposición reúne una treintena de obras e instalaciones creadas durante 20 años de carrera de quien es considerado uno de los "más prolíficos y provocadores artistas chinos contemporáneos", según el PAMM.

Ai Weiwei
Ai Weiwei ha sido un fuerte crítico del gobierno de China en materia de libertades individuales, derechos humanos y corrupción.

Además de su trabajo artístico, que incluye escultura, pintura, instalaciones y hasta música, Ai Weiwei ha sido un fuerte crítico de las políticas emprendidas por el gobierno de China en materia de democracia, libertades individuales y de expresión, derechos humanos humanos y corrupción oficial.

El artista fue detenido en el Aeropuerto Internacional de Pekín en abril de 2011 cuando se disponía a abordar un vuelo hacia Hong Kong.

Permaneció detenido durante más de dos meses sin acusación en 2011, y luego de ser liberado fue acusado de evasión de impuestos. Weiwei denunció que los cargos tenían motivaciones políticas.

Un diario estatal chino describió entonces al artista como un inconformista que había participado de actividades muy cuestionables desde el punto de vista legal.

Se detención generó una fuerte campaña por parte de gobiernos internacional, grupos de derechos e instituciones artísticas que, entre otros pedían su liberación.

Lea también: Deje su marca personal en la Luna con Ai Weiwei