Berlusconi vuelve a la política y pone en jaque a antiguos aliados

  • 19 enero 2014

Angelino Alfano, viceprimer ministro italiano, exaliado de Silvio Berlusconi y líder de uno de los partidos de la coalición de gobierno, dijo este domingo que ninguna reforma electoral podrá lanzarse en el país sin la aprobación de su agrupación.

Este sábado, Berlusconi -en lo que muchos consideran su regreso a la política tras su expulsión del Parlamento por fraude fiscal- alcanzó un acuerdo con Matteo Renzi, líder del Partido Democrático (que forma parte de la coalición gubernamental) para sancionar una reforma electoral que estabilice el sistema político italiano.

El acuerdo ha generado divisiones en el gobierno ya que los partidos más pequeños de la coalición, como la Nueva Centroderecha (NCD) de Alfano, temen que el proyecto los deje afuera del Parlamento.

Si la reforma se convierte en ley, los partidos que no obtengan más del 5% de votos no alcanzarían la representación legislativa.

Tras su conversación con Berlusconi, Renzi dijo que el proyecto "favorece la gobernabilidad" y "elimina el poder de chantaje de los partidos pequeños". Berlusconi opinó por su parte que la iniciativa simplifica el sistema político.

Pero Alfano, quien fue una pieza clave en la caída política del expremier, dijo que cualquier reforma será imposible sin el consenso de otros partidos y agregó que su agrupación está a favor de coaliciones y no de un sistema bipartidista, "que va en contra de la historia italiana".

Contenido relacionado