Venezuela: Maduro descarta devaluación y renueva gabinete

  • 16 enero 2014
Nicolás Maduro
Maduro anunció que la oficina que manejaba el control de cambio, Cadivi, desaparece.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, anunció el miércoles que modificará el sistema de control de cambios y descartó una nueva devaluación del bolívar.

El mandatario dijo que la divisa "se mantendrá a 6,3 por todo el año" a pesar de los rumores de una devaluación y de que la tasa del dólar en el mercado paralelo es diez veces más alta.

Sin embargo, dentro del complicado esquema cambiario venezolano, no quedó claro qué personas o sectores seguirán teniendo acceso al dólar a ese precio.

Esto es crucial para determinar el impacto de la medida sobre ciertos sectores de la población -como aquellos que tienen familiares en el exterior o quienes planean viajar-, así como para calcular el impacto sobre unos indicadores económicos que de por sí alcanzan los niveles más críticos de los últimos 15 años.

Según cifras oficiales, la inflación cerró en 56% el año pasado y la escasez pasa el 20%.

Por otro lado, Maduro anunció el regreso a la jefatura del Banco Central de un moderado con reputación de pragmático: el matemático Nelson Merentes.

Lea: ¿Quién es Nelson Merentes?

Complejo esquema

Desde 2003, el gobierno ha administrado qué personas y empresas tienen acceso a divisas a tasa oficial, como una de sus principales herramientas de política económica.

Pero, según críticos, ha creado enormes distorsiones en todos los aspectos de la economía, y es responsable, en buena medida, de problemas como la escasez de alimentos y otros productos básicos.

El esquema cambiario ha cambiado ligeramente en varias ocasiones. La versión vigente incluye varias vías para acceder a dólares.

La primera de ellas es la Comisión de Administración de Divisas (Cadivi), que otorga cuotas prestablecidas de dólares a turistas, estudiantes y familiares de venezolanos en el extranjero, así como para el pago de servicios y la importación de productos e insumos aprobados por el gobierno. Un dólar Cadivi cuesta 6,3 bolívares fuertes.

La segunda es el Sistema Complementario de Administración de Divisas (Sicad), por el cual personas naturales y jurídicas pueden adquirir dólares a través de un sistema de compra de bonos en el extranjero.

Se trata de un mecanismo limitado: cada tanto el gobierno ofrece un paquete de bonos que salen a subasta, los interesados se postulan y el gobierno determina cuánto y a quién le otorga los dólares. El dólar Sicad varía ligeramente. En la actualidad cuesta unos 11,36 bolívares fuertes.

Según dijo ayer el presidente venezolano, se creará un nuevo organismo: el Centro de Comercio Exterior, que atenderá los renglones actualmente cubiertos por Cadivi (el cual desaparecerá). Aunque Maduro no fue específico, analistas creen que muchos de ellos serían despachados a tasa Sicad. Para estos, la devaluación real sería del 100%.

La última vía para adquirir dólares es ilegal. Con todo, es un mecanismo al que terminan acudiendo quienes no obtienen divisas por los otros dos. En la práctica, los venezolanos calculan el costo de la vida sobre la base de esta tasa, que actualmente es diez veces superior al dólar oficial.

"Los anuncios no marcan un cambio de estrategia integral", dice el corresponsal de BBC Mundo en Caracas, Daniel Pardo. "Por el contrario, muestran que el gobierno insiste en su rígido modelo de control de cambio y parece darle la razón a quienes hablan de una devaluación implícita".

Cambio de gabinete e inseguridad

Nicolás Maduro
EL presidente de Venezuela Nicoláas Maduro saluda a seguidores a su llegada a la Asamblea Nacional.

Maduro hizo los anuncios en su rendición de cuentas anual ante la Asamblea Nacional venezolana. "El discurso duró cuatro horas y muchos alegaron que no hubo rendición de cuentas en sí", añade nuestro corresponsal.

El presidente ratificó en sus cargos al ministro de Petróleo y Minería y presidente de la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA), Rafael Ramírez, considerado uno de los funcionarios más cercanos al difunto Hugo Chávez.

Merentes, quien en octubre fue removido de la Vicepresidencia del Área Económica, será reemplazado por Rodolfo Marco Torres, que se venía desempeñando como ministro para la Banca Pública.

En la misma intervención, Maduro reconoció que el gobierno tiene una "deuda con el pueblo en la construcción de un modelo de seguridad pública" e hizo un llamado a la oposición para que trabajen juntos por la paz de Venezuela.

El debate sobre la violencia que azota al país, de la que muchos acusan al gobierno como principal promotor, se reavivó en la última semana tras el asesinato de la exreina de belleza y actriz Mónica Spear.

Maduro dijo que trabajará en perfeccionar el Plan Patria Segura y que el país debe "unirse en esta cruzada por la vida y la paz".

"Sin embargo, el presidente de no dio detalles concretos sobre cómo piensa acabar con los cientos de homicidios que hacen de Venezuela uno de los países más violentos del mundo", dice nuestro corresponsal en Caracas.

Y en una frase que causó furor en las redes sociales, añade Pardo, el presidente dijo que "esto no es una orden de guerra al hampa, es que cada quien esté claro de lo que vamos a hacer".