Benigno Aquino le pide a los filipinos no perder la fe

  • 25 diciembre 2013
Benigno Aquino, presidente de Filipinas
El 22 de diciembre, Aquino visitó un refugio de damnificados en la ciudad de Tacloban, en el centro del país.

El presidente de Filipinas, Benigno Aquino, les dijo a sus compatriotas que no pierdan la fe tras un año marcado por los desastres naturales.

En su mensaje de Navidad, el mandatario dijo que fue inspirador ver la fortaleza mostrada por las víctimas del tifón Haiyán y del terremoto de octubre.

En una de las regiones más afectadas, Leyte, se han llevado a cabo conmemoraciones en medio de intensas lluvias.

El 13 de diciembre, más de un mes después de que el tifón Haiyán devastara la región central de Filipinas, las autoridades informaron que seguían encontrando hasta 30 cuerpos al día.

Según el Consejo Nacional de Gestión y Reducción de Riesgo de Desastres, el número de muertos supera los 6.000 y se estima que hay cerca de 1.800 desaparecidos.

Haiyán se convirtió en el desastre natural más mortal registrado en Filipinas.

Las autoridades estiman que reconstruir las viviendas de las más de 16 millones de personas afectadas demorará al menos tres años.

Vea: Antes y después del supertifón Haiyán