Piden más protección para las ruinas de Pompeya tras un nuevo derrumbe

  • 2 diciembre 2013
El 6 de noviembre de 2010 se derrumbó la Casa de los Gladiadores.

Periodistas y sindicatos demandaron más acción para preservar las ruinas romanas de Pompeya, cerca de Nápoles, en el sur de Italia.

La preocupación por su conservación se ha incrementado después de que un nuevo muro se desplomara en el célebre emplazamiento arqueológico.

Estos derrumbes, notificados por la Superintendencia Especial de los Bienes Arqueológicos de Nápoles y Pompeya, se unen a los ocurridos el pasado 24 de noviembre, que ponen de manifiesto el progresivo deterioro de la ciudad antigua, nombrada por la Unesco Patrimonio de la Humanidad.

Pompeya ofrece un testimonio único de cómo era la vida en el primer siglo antes de Cristo, pues la lava de una erupción volcánica logró congelar en el tiempo la ciudad.

Las autoridades dicen que el viento y el mal tiempo que azota el sur de Italia fueron la causa de este último deterioro y que su restauración comenzará en diciembre.

La Unión Europea y el gobierno italiano destinarán más de US$150 millones para este trabajo.

Contenido relacionado