Informe dice que médicos son forzados a quebrantar su ética profesional

  • 4 noviembre 2013
Penal de Guantánamo
A pesar de que el presidente Obama prometió cerrarlo, el penal de Guantánamo sigue abierto.

Un nuevo estudio indica que doctores que trabajan bajo órdenes militares en los centros de detención de Estados Unidos han sido forzados a participar en el tratamiento cruel y degradante de los detenidos sospechosos de terrorismo.

El informe señala que los militares y las agencias de inteligencia dieron instrucciones a los médicos y psicólogos de violar el código ético de su profesión en nombre de la seguridad nacional.

El estudio dice que, mientras algunas prácticas de tortura como el llamado "submarino" han sido prohibidas, se sigue pidiendo a los profesionales médicos que alimenten a la fuerza a los reclusos, incluidos los que están en el penal de Guantánamo.

El informe -recopilado por un panel independiente de expertos militares, médicos, éticos y legales- se basa en una revisión de dos años de los registros públicos.

Un portavoz del Departamento de Defensa describió las acusaciones como totalmente absurdas.