EE.UU.: acusan a hispano por presuntos lazos con al Qaeda

  • 18 octubre 2013
marcos antonio zea
Marcos Antonio Zea quedó detenido sin posibilidad de fianza.

Un estadounidense de origen hispano fue arrestado este viernes en Long Island bajo la acusación de intentar unirse a al Qaeda en Yemen y de conspiración para matar.

Nacido en Estados Unidos, Marcos Alonso Zea, también conocido como Ali Zea, fue presentado ante un tribunal donde se le formalizaron cargos de conspirar para matar, de intentar suministrar apoyo a terroristas y a la rama de al Qaeda en la península Arábiga y de obstrucción a la justicia.

El joven -cuya familia, según se ha reportado, proviene de Guatemala y Colombia- se declaró inocente, pero quedó bajo custodia, pues el juez negó la posiblidad de fianza al considerar que era un riesgo para la comunidad.

Según recuerda el corresponsal de BBC Mundo en Washington, Thomas Sparrow, Zea no es el primer estadounidense musulmán de origen hispano vinculado por las autoridades a redes militantes islámicas.

Lo que se sabe del hispano

Según la información proporcionada por el Departamento de Justicia de Estados Unidos, Zea comenzó en 2011 a conspirar con otras personas para viajar al extranjero "y desatar una yihad violenta contra los enemigos percibidos del Islam, que incluía al gobierno secular de Yemen".

La misma fuente agrega que Zea, de 25 años, viajó desde Nueva York a Londres en 2012, en tránsito hacia Yemen, donde pensaba unirse y combatir con miembros de al Qaeda en la Península Arábiga.

Ésta, según explica nuestro corresponsal, es considerada una de las ramas más activas de la red militante.

Marcos Alonso Zea
Marcos Alonso Zea, según la información que se conoció, se declaró no culpable.

Pero Zea fue interceptado en Reino Unido y regresado a Estados Unidos por las autoridades, donde continuó su participación en lo que las fuentes oficiales han llamado "una conspiración terrorista".

El Departamento de Justicia explica también otros momentos en que Zea intentó acercarse al grupo radical islámico y añade que cuando se enteró de que estaba siendo investigado, hizo lo posible por destruir las evidencias.

Según la agencia de noticias Reuters, Zea se declaró inocente de los cargos cuando apareció en una corte de Nueva York, aunque dijo "sí" cuando se le preguntó si entendía las acusaciones en su contra.

Reuters también incluye declaraciones de sus padres, que negaron que él tuviera alguna participación en planes terroristas.

"Todo es falso. Yo crié a mi hijo. Yo lo conozco", dijo su madre, Sandra Zea.

Los padres de Zea aseguran que lo criaron dentro de la fe católica, aunque reconocen que desde hace tres años empezó a asistir a la mezquita de Brentwood, a unos 80 km de Manhattan.

Los Zea dicen que le pidieron al hijo que dejara de asistir a la mezquita porque aseguraban que toda la familia estaba siendo sometida a la vigilancia del FBI.

No es el primer caso

José Padilla
José Padilla, un musulmán estadounidense, fue sentenciado a más de 17 años de prisión.

La situación de Zea recuerda el caso de otros latinos estadounidenses que se han convertido al islam radical, un fenómeno que ha sido calificado de "creciente".

Un informe de 2010 de la radio pública nacional de Estados Unidos (NPR, por sus siglas en inglés) da cuenta de varios ejemplos y explica que las autoridades están tratando de explicar por qué más latinos se están convirtiendo al Islam radical.

La nota fue hecha tras el arresto de Antonio Martínez, quien fue acusado de conspirar para hacer explotar un centro de reclutamiento militar.

También recuerda, entre otros, los casos de José Padilla, un hombre de origen puertorriqueño que en 2008 fue sentenciado a más de 17 años de prisión por conspirar para matar personas en el extranjero y apoyar el terrorismo, y Daniel Maldonado, quien se vinculó a un grupo relacionado con al Qaeda en Somalia.

Contenido relacionado