Greenpeace califica de "desmedidos" los cargos de piratería contra sus activistas

  • 2 octubre 2013
Protesta por la liberación de activistas de Greenpeace
Greenpeace asegura que no descansará hasta lograr que Moscú libere a todos sus representantes detenidos.

La organización Greenpeace calificó de "absurdos, desmedidos" y "completamente desproporcionados" los cargos de piratería presentados por Rusia contra los activistas medioambientales detenidos durante una protesta, el mes pasado.

En una entrevista con la BBC, el director ejecutivo de la agrupación, Kumi Naidoo, dijo que los reclamos contra la extracción de petróleo en el Ártico fueron un "acto pacífico de desobediencia civil".

Moscú, en cambio, considera que se trató de un acto de "piratería" y, en caso de ser condenados, los 14 activistas acusados podrían recibir penas de hasta 15 años de cárcel.

Naidoo aseguró que Rusia estaba quebrando "una nueva barrera de la codicia" en su búsqueda de combustibles fósiles en el extremo norte del planeta y anticipó que Greenpeace no se dejará intimidar en la labor que lleva adelante.

Por su parte, el primer ministro ruso, Dmitri Medvedev, afirmó que la preocupación por el medioambiente no justificaba la violación de normas.

El presidente Vladimir Putin dijo, la semana pasada, que los manifestantes claramente no eran piratas, pero habían transgredido leyes internacionales.

Treinta personas fueron detenidas a bordo de un barco de Greenpeace, luego de que dos de ellas intentaran abordar una plataforma de crudo de Gazprom, la petrolera estatal rusa.

En su mayoría jóvenes, los activistas proceden de 18 países, entre los que se cuentan Argentina, Gran Bretaña, Finlandia, Holanda, Polonia, Rusia y Ucrania.

Lea: Tres latinos entre los activistas detenidos en Rusia