Más de 26 millones de latinoamericanos viven fuera de su país de origen

  • 12 septiembre 2013
Manifestacioón en España por la precariedad laboral que obliga a emigrar
La mitad de los migrantes internacionales se concentran en sólo diez países.

Nuevas estadísticas sobre migración internacional publicadas por Naciones Unidas revelaron que más personas que nunca están viviendo fuera de sus países de origen.

La cifra para este año es de 232 millones -una persona de cada treinta o el 3,2% de la población mundial.

Según los datos del informe, los migrantes nacidos en América Latina y el Caribe representan el segundo gran grupo de la diáspora a nivel mundial, sólo después de los asiáticos.

Estados Unidos es el país con el mayor número de inmigrantes del mundo -casi 46 millones, de los cuales casi 23 millones entraron al país entre 1990 y 2013- y el preferido de la mayoría de los 26 millones de inmigrantes latinoamericanos que han salido de sus países.

La ONU indicó también que la inmensa mayoría de los migrantes procedentes de México y Centroamérica, 16,3 millones, eligieron como destino EE.UU.

El estudio revela que la mitad de los migrantes internacionales se concentran en sólo diez países (ver recuadro).

De sur a sur

El informe destaca que la migración de sur a sur se ha vuelto tan común como la de sur a norte, lo cual refleja sobre todo el fenómeno migratorio asiático. En ese sentido, 82,3 millones de migrantes internacionales que nacieron en el sur residen en el sur, en comparación con 81,9 millones de migrantes internacionales del sur que viven en el norte.

Sin embargo, Europa -a pesar de la crisis económica- sigue siendo el destino más popular a nivel regional, con 72 millones en 2013, seguido de Asia con 71 millones.

"Están surgiendo nuevos países de origen y de destino y, en algunos casos, los países se han convertido en importantes puntos de origen, tránsito y destino simultáneamente", asegura en el estudio el director de la División de Población del Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de la ONU, John Wilmoth.

"Si la migración se regula debidamente, puede contribuir al desarrollo social y económico de los países de origen y de destino", destacó por su parte el subsecretario general de la ONU, Wu Hongbo, quien añadió que "es un medio esencial para aumentar el acceso a los recursos y reducir la pobreza".