EE.UU.: las fuerzas de Asad son responsables del supuesto ataque químico en Siria

  • 30 agosto 2013
John Kerry
Kerry habló este viernes sobre el supuesto ataque de armas químicas en Siria.

El secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, dijo que los hallazgos de un informe de inteligencia de Estados Unidos sobre el supuesto ataque con armas químicas en Siria, que fue presentado este viernes, revelan que fue realizado por las fuerzas del presidente sirio, Bashar al Asad.

Kerry también dijo que Estados Unidos sabe que el régimen de Asad tiene el programa de armas químicas más grande de Medio Oriente y que lo ha utilizado contra su propia gente varias veces este año.

El secretario de Estado agregó que Estados Unidos sabe desde dónde se lanzaron los cohetes y cuándo, dónde aterrizaron y cuándo, y que los cohetes provinieron de áreas controladas por el régimen y fueron dirigidos a zonas controladas por la oposición o a barrios en disputa.

Por ello, el político dijo que la pregunta principal no es qué se sabe, sino qué se va a hacer colectivamente sobre lo que se sabe.

"Nuestra comunidad de inteligencia ha revisado y vuelto a revisar con cuidado la información sobre este ataque y les diré que somos conscientes de la experiencia de Irak", dijo. "No repetiremos ese momento".

Kerry agregó que, según la información con la que cuenta, 1.429 personas murieron tras el ataque con armas químicas del 21 de agosto, incluyendo al menos 426 niños.

A medida que hablaba el secretario de Estado, la Casa Blanca reveló un informe de cuatro páginas en el que detalló sus hallazgos sobre el ataque.

Según recuerda el corresponsal de BBC Mundo en Washington, Thomas Sparrow, el anuncio de Kerry llega después del rechazo del parlamento británico a una intervención militar en Siria.

La decisión parlamentaria británica llevó a Washington a replantear los detalles de una posible operación.

El gobierno de Barack Obama se ha esforzado en conseguir el mayor apoyo posible a nivel internacional y no contar con apoyo británico lo deja expuesto.

Sin embargo, fuentes oficiales del gobierno reiteraron que a pesar de la negativa británica, el gobierno tomará sus decisiones con base en los propios intereses del país.