La CIA confirma existencia de base secreta "Área 51" en Nevada

  • 16 agosto 2013
Avión espía U2
El área está ubicada a unos 140 kilómetros de Las Vegas.

La Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos (CIA, por sus siglas en inglés) confirmó este viernes por primera vez la existencia de una base militar secreta conocida como "Área 51", que está ubicada en el desierto de Nevada.

Hasta ahora, el lugar no aparecía en los mapas o en las imágenes de satélite oficiales.

Las revelaciones fueron divulgadas por nuevos documentos desclasificados que detallan cómo el área fue utilizada durante la Guerra Fría para realizar pruebas secretas de los aviones espía U-2.

Los documentos obtenidos por la Universidad George Washington afirman que el sitio fue creado por una orden del entonces presidente Dwight Eisenhower, a mediados de la década de 1950. El sitio fue seleccionado para el programa U-2 en 1955, tras un reconocimiento aéreo de la CIA y personal de la Fuerza Aérea.

Aunque su existencia no era un secreto, el hecho de que el gobierno no reconociera su existencia dio lugar a diversas teorías de conspiración.

Corresponsales aseguran que es muy poco probable que la revelación acabe con estas sospechas conspirativas, que sostienen que en el Área 51 también está ubicado un centro de investigación de extraterrestres y objetos voladores no identificados (ovnis) perteneciente al gobierno de EE.UU.

El remoto pedazo de desierto que rodea al lago Groom fue escogido por ser adyacente a una instalación de pruebas nucleares.

"El U-2 era absolutamente ultrasecreto", dijo a la BBC Chris Pocock, un periodista británico especialista en asuntos de defensa y autor de historias sobre el programa. "Tenían que esconder todo acerca de eso".

El avión U-2, desarrollado para labores de espionaje a la Unión Soviética durante la Guerra Fría, todavía vuela para la Fuerza Aérea de EE.UU.

Informes de ovnis

Imagen satelital del lago Groom y el área 51
El Área 51, llamada así por su designación en un mapa de los años 1950, rodea el lecho seco del lago Groom

El documento, una historia secreta interna de la CIA de 1992 sobre el programa U-2, fue originalmente desclasificado en 1998 con partes borradas.

Muchos de los detalles omitidos fueron revelados este mes, después de un solicitud de registros públicos por el Archivo Nacional de Seguridad en la Universidad George Washington, en Washington D.C.

Funcionarios de la CIA, la Fuerza Aérea y Lockheed, el contratista a cargo de fabricar el U-2, comenzaron a mudarse a la instalación en julio de 1955.

A la vez que es un recuento extenso del desarrollo del programa del avión espía U-2, la historia también intenta arrojar luz sobre la fascinación pública con el sitio del Área 51 y sus persistentes asociaciones con los extraterrestres y ovnis.

Da cuenta de que las pruebas del U-2 en aquellos años -a alturas muy superiores de las que podían alcanzar entonces los aviones comerciales- provocaron "un tremendo incremento de reportes de ovnis".

"En esa época, nadie creía que los vuelos tripulados eran posibles por encima de 18.288 metros, así que nadie esperaba ver un objeto tan alto en el cielo", señalan los autores Gregory Pedlow y Donald Welzenbach.

"Inclinación hacia el secreto"

El pedido original para las porciones censuradas de la historia fue formulado en 2005. Hace varias semanas fue dado a conocer al Archivo Nacional de Seguridad.

Jeff Richelson, un alto funcionario del archivo, expresó que el largo periodo de secreto fue notable debido a la medida en que la gente de todo el mundo ya tenía conocimiento de la existencia del Área 51.

Richelson especula que recientemente la CIA debe haber tomado una decisión consciente y deliberada para revelar la existencia y orígenes del lugar.

"Hay una inclinación general hacia el secreto", indicó, y las tantas agencias estadounidenses y los gobiernos extranjeros involucrados en el programa U-2 tenían voz y voto en el proceso de desclasificación.

"Por lo que yo puedo decir, esta es la primera vez que algo debe haber ido a un nivel lo suficientemente alto como discutir" si reconocer oficialmente o no la existencia del Área 51, agregó.