Berezovsky murió "ahorcado"

  • 26 marzo 2013
Boris Berezovsky
La policía dijo que se seguirán haciendo pruebas en el cuerpo del fallecido magnate ruso.

La policía de Reino Unido dijo que la autopsia realizada al exiliado oligarca ruso Boris Berezovsky reveló que la causa de su muerte es "consistente con el ahorcamiento".

Berezovsky, de 67 años, fue encontrado muerto el sábado en el piso de un baño de su residencia en Berkshire, al oeste de Londres, por un empleado que llamó a la ambulancia a las 15:18, hora local. El magnate no había sido visto desde las 22:30 de la noche anterior.

El examen no constató señales de violencia. Quedan pendientes de realizar otras pruebas como exámenes de toxicología e histología. Según la policía, estos análisis probablemente tomen varias semanas.

Oficiales de la policía del valle del Támesis dijeron que se espera que las investigaciones forenses en la propiedad de Berezovsky continuarán durante algunos días. Previamente señalaron que no había pruebas de que estuviera involucrada una "tercera persona".

El cadáver de Berezovsky fue retirado la noche del domingo de la propiedad, ubicada en Mill Lane, Ascot.

"Mantendremos un cordón en el lugar hasta que terminemos este trabajo, para proteger la escena", afirmó el inspector Kevin Brown esa tarde. "Mientras continúa esta importante investigación, no estamos en capacidad de comentar sobre lo que encontremos dentro de la propiedad".

Riqueza disminuida

Policía en la ruta
La policía estableció un cordón en el lugar desde el sábado, cuando encontraron el cadáver.

Berezovsky emigró a Reino Unido en 2000. En la década de 1990 amasó una fortuna, tras la privatización de bienes del Estado, a raíz del colapso del comunismo soviético.

En 2003 se le otorgó asilo político, sobre la base de que su vida corría peligro en Rusia.

Casado dos veces, tuvo seis hijos: dos con cada una de sus esposas y dos con una mujer con la que estuvo mucho tiempo pero con quien nunca contrajo matrimonio.

Se cree que su riqueza disminuyó considerablemente en los últimos años, por lo que luchó para pagar deudas contraídas en casos judiciales.

En 2011, Berezovsky supuestamente perdió más de US$152 millones en un divorcio. Y el año pasado perdió US$4.700 millones en daños, en un caso contra el propietario del club de fútbol inglés Chelsea, Roman Abramovich.

Sin lágrimas para el "maestro del caos"

Mientras tanto, en Rusia, por ahora, el tema no son las circunstancias de su muerte, sino su significado, ya que pese a haberse exiliado 13 años, será recordado como una de las figuras clave en la historia moderna del país, según informa Steve Rosenberg, corresponsal de la BBC en Moscú.

Amado y odiado por igual, para los medios rusos la muerte de Berezovsky representa el fin de una era.

El periódico Komsomolskaya Pravda, afín al Kremlin, lo describió como "listo, astuto, ingenioso... un maestro del caos". Agregó que el oligarca fue un "talentoso matemático que se convirtió en un gran intrigante".

Otro tabloide, Moskovsky Komsomolets, comparó a Berezovsky con una "araña gigante que se las arregló para enredar a tantos altos funcionarios en su tela" y lo describió como un "hombre increíblemente talentoso que jugó el papel de un genio maligno en los años 1990".

Boris Yeltsin y Boris Berezovsky
En 1998, el presidente Yeltsin nombró a Berezovsky secretario ejecutivo de la Mancomunidad de Estados Independientes.

Novaya Gazeta, normalmente crítica del Kremlin, apuntó a Berezovsky: "Él veía a Rusia como un tablero de ajedrez", indicaba un comentario editorial, "pero sólo a él se le permitía mover las fichas".

Finalmente, el "Gran Maestro" de la política rusa fue derrotado por Vladimir Putin.

Sin embargo, se asume que a fines de la década de 1990, Berezovsky ayudó a llevar a Putin al poder. Según Novaya Gazeta, Berezovsky "estaba allí cuando surgió la idea de poner a un agente de los servicios de seguridad en el trono ruso".

"Todo al revés"

Putin no ha comentado directamente la muerte de Berezovsky, pero el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, reaccionó el sábado.

Dijo que hace dos meses el oligarca había escrito al mandatario disculpándose por sus "muchos errores" y pidiéndole permiso para regresar a Rusia. Cuando habló con la BBC, Peskov expresó que no hay planes para publicar la carta.

El parlamentario nacionalista Vladimir Zhirinovsky sí confirmó para la BBC que Berezovsky esperaba volver a su país. Agregó que se había reunido con él en Israel durante las fiestas de Año Nuevo. "Dijo que deseaba regresar, en cualquier término", señaló Zhirinovsky, "siempre y cuando fuera perdonado".

El exviceprimer ministro ruso Boris Nemtsov afirmó que Berezovsky será recordado como el "ideólogo y arquitecto del capitalismo oligárquico".

Recordó cómo había tratado de "controlar al gobierno ruso" en los años 1990. "No lo dejamos, así que peleó contra nosotros", agregó.

Mientras tanto, en las calles de Moscú, nuestro corresponsal encontró poca simpatía por el difunto empresario.

Para muchos rusos comunes y corrientes, las fortunas de los oligarcas son mal habidas. Con ayuda de sus conexiones políticas, los magnates se hicieron muy ricos en un tiempo en que tantos rusos se hicieron pobres.

"Cuantos menos oligarcas, mejor para nosotros", dijo un obrero llamado Roman. "Berezovsky... trató de poner todo al revés en Rusia"

Lea también: Quién era el oligarca ruso Boris Berezovsky