Dictaminan que muerte en EE.UU. de niño ruso adoptado fue accidental

  • 1 marzo 2013
Bobby Bland
El fiscal de distrito de Texas, Bobby Bland, anunció los resultados de la autopsia.

Informes de medios estadounidenses dicen que un forense falló que la muerte de un niño ruso adoptado en su casa en Texas fue un accidente.

Un canal de televisión reportó que cuatro doctores que examinaron los resultados de la autopsia expresaron que los padres adoptivos de Max Shatto no hicieron nada incorrecto.

Un alto funcionario ruso, Pavel Astakhov, detonó una controversia el mes pasado al acusar que el niño, que nació con el nombre Maxim Kuzmin, fue asesinado por sus padres adoptivos.

Pero el funcionario estadounidense afirmó que el menor sufría de un desorden mental que lo hacía herirse a sí mismo.

Su muerte dio origen a una disputa diplomática entre Rusia y Estados Unidos, que resultó en la prohibición de todas las adopciones de niños rusos en este último país.

Contenido relacionado