Incendio provocado en Chile recrudece el conflicto mapuche

  • 5 enero 2013
Piñera
Piñera se reunió con los familiares de quienes fallecieron en el ataque y prometió más seguridad.

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, aseguró que enviará más elementos de la policía a la región sureña de La Araucanía, donde un propietario rural y su esposa murieron este viernes en un incendio provocado.

La región ha atestiguado un incremento de enfrentamientos entre los indígenas mapuches y los propietarios de tierras en las últimas semanas.

Los mapuche son la minoría indígena más grande de Chile y durante mucho tiempo han llevado a cabo una campaña para recuperar las que consideran como sus tierras ancestrales.

El mandatario chileno visitó el lugar y se se solidarizó con los familiares de las víctimas del incendio. Afirmó, además, que su gobierno seguirá trabajando para combatir la violencia.

En una declaración pública, después de reunirse con autoridades, el presidente chileno anunció medidas para acelerar la resolución del caso y fortalecer la vigilancia en la región.

Las medidas incluyen el nombramiento de un fiscal dedicado exclusivamente a la investigación del incidente, el aumento de la fuerza pública y otros elementos como carros blindados y un helicóptero adicional de vigilancia en la región.

El gobierno chileno también informó que investigarán el ataque usando la Ley Antiterrorista que conlleva sentencias más fuertes que las leyes criminales.

Sin embargo, defensores de derechos humanos advirtieron sobre los riesgos de usar ese tipo de leyes -que permiten detener a sospechosos sin presentar cargos- por considerar que no ayudarán a resolver el conflicto mapuche.

Ataque

Incendio en Araucanía
Así se veía la casa de los Lushsinger tras el ataque.

Según familiares, el ataque a Werner Luchsinger -de 75 años- y su esposa Vivian McKay comenzó durante la noche del jueves cuando varias personas se aproximaron a su casa para atacarlos. La esposa llamó por teléfono a familiares para pedir ayuda antes de que los atacantes prendieran fuego a la propiedad.

De acuerdo con su sobrino, Jorge Luchsinger, cuando llegaron al lugar 15 minutos después la casa ya estaba en llamas y su tía no respondía el teléfono.

Horas más tarde los bomberos descubrieron los cuerpos del matrimonio dentro de su casa.

Hasta ahora nadie se ha atribuido el ataque, pero el gobierno informó que en el lugar encontraron folletos condenando la violencia de la policía contra los mapuches y reclamando la propiedad de las tierras del área.

Según el sobrino, Luchsinger recibió un disparo pero también hirió a un atacante. La información aún no ha sido confirmada por las autoridades quienes sí han determinado que las dos víctimas murieron asfixiados, por inhalación de monóxido de carbono.

Conflicto histórico

Mapuches protestan
Hace poco los mapuche recordaron a Matias Catrileo quien murió hace cinco años después de que un policía le disparara durante una protesta.

Los mapuches enfrentaron con ferocidad al conquistador español y, más de cinco siglos después, siguen en pie de guerra reclamando lo que consideran propio: las tierras de sus ancestros, hoy en manos del Estado, particulares o empresas privadas.

En Chile, los mapuches fueron dueños de unos 100.000 km2 del territorio y, en el devenir de la historia, quedaron confinados en sólo 5.000 km2, un 5% de lo que tenían. Su batalla, entonces, es por recuperar las tierras perdidas.

El enfrentamiento por demanda de este pueblo, la etnia originaria más numerosa del país, ha recrudecido en las últimas décadas.

El conflicto muestra una grieta en la sociedad chilena y, para algunos, es una mancha negra en materia de defensa de los derechos humanos.