Argentina pide a Reino Unido acatar resolución de la ONU sobre Malvinas/Falklands

  • 3 enero 2013
David Cameron y Cristina Fernández
El breve encuentro entre Cameron y Fernández en la cumbre del G20, en junio pasado, fue infructuoso.

La presidenta de Argentina, Cristina Fernández, le envió una carta abierta al primer ministro británico, David Cameron, en la que reitera su solicitud de que Reino Unido acate los llamados para que ambos países negocien sobre la soberanía de las islas Malvinas/Falklands.

La misiva fue publicada por el diario The Guardian y otros medios gráficos británicos este jueves, cuando se cumplen 180 años de la llegada de las fuerzas de Reino Unido al archipiélago del Atlántico Sur.

La carta, de la cual se envió copia al secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, dice que una resolución de ese organismo internacional que data de 1965 insta a ambas partes a negociar una solución sobre la soberanía de las islas, que Argentina considera un caso de colonialismo "digno del siglo XIX".

En el texto Fernández denuncia que cuando el archipiélago fue ocupado en 1833, sus habitantes argentinos fueron expulsados y Reino Unido efectuó un proceso colonialista de implantación de población.

Además, la carta afirma que Argentina cuenta con el apoyo del resto de América Latina y de un gran número de gobiernos que "rechazan el colonialismo en todo el mundo".

Según los medios de comunicación argentinos, que se hicieron eco de la noticia, el gobierno no hizo ningún comentario más allá de la publicación de la carta.

Reacciones

Un portavoz del primer ministro británico, David Cameron, dijo que los habitantes de las islas habían demostrado un claro deseo de seguir siendo británicos, y que Buenos Aires debería respetar su derecho a la autodeterminación.

El diario oficialista Página/12 relacionó la misiva con la reciente decisión de Reino Unido de nombrar "tierra de la reina Isabel" a la porción de territorio de la Antártica reclamada por ambos países.

The Guardian también mencionó este hecho y añadió que la entrega de la carta al parecer fue planeada "en el más absoluto secreto" para incrementar el efecto sorpresa.

Este mismo medio recuerda que el gobierno de Buenos Aires prácticamente ha dado por terminada la cooperación de ambos países en el Atlántico Sur en materia de pesca y exploración de reservas de petróleo.

Argentina ha declarado que los asuntos relacionados con la soberanía de las islas debían ser resueltos antes de negociar, por ejemplo, el tema de los hidrocarburos.

Por su parte, el gobierno británico insistió en que los pobladores del archipiélago tienen derecho a elegir ser británicos, y la cancillería ha dicho que no habrá negociación sobre la soberanía del territorio hasta que los habitantes de las islas así lo decidan.

El gobierno de las islas acordó el verano pasado celebrar un referendo para consultar a sus habitantes sobre el futuro del archipiélago. Dicha consulta tendrá lugar en marzo de este año.

La carta enviada por la presidenta Fernández finaliza con un nuevo llamado a acatar la disposición de la ONU de 1965.

"En nombre del pueblo argentino, reitero nuestra invitación para acatar las resoluciones de las Naciones Unidas".

El archipiélago fue motivo de una guerra entre Argentina y Reino Unido en 1982, que este último país ganó después de poco más de dos meses de hostilidades.

Especial de BBC Mundo en aniversario de la guerra