Bolivia nacionaliza empresas eléctricas de española Iberdrola

  • 29 diciembre 2012
Morales
Morales hizo el anuncio el sábado.

El presidente boliviano, Evo Morales, dijo el sábado que decretó la nacionalización de dos empresas de distribución eléctrica del grupo español Iberdrola.

Morales decretó la expropiación de las acciones en dos distribuidoras de energía eléctrica en las regiones de La Paz y Oruro, además de una empresa de servicios y una gestora de inversiones.

El objetivo es, dijo, ampliar la cobertura del servicio a áreas rurales.

El presidente, quien nacionalizó previamente la industria de hidrocarburos y empresas de telecomunicaciones y generación eléctrica, hizo el anuncio en una breve declaración a los periodistas. Las autoridades dijeron que Iberdrola recibirá compensación, en base a una valoración de sus activos que hará una empresa independiente.

"Nos hemos visto obligados a tomar esta medida para que las tarifas de servicio eléctrico sean equitativas en los departamentos de La Paz y Oruro y la calidad de servicio eléctrico sea uniforme en el área rural y en el área urbana", dijo el mandatario.

Iberdrola, cuya oficina central en La Paz quedó bajo custodia policial, operaba en Bolivia desde finales de la década de 1990 tras comprarle los sistemas de distribución domiciliaria a la Compañía Boliviana de Energía Eléctrica, de capitales estadounidenses.

"Trato justo y compensación"

El vicepresidente boliviano Álvaro García Linera ofreció que la empresa recibirá un "trato respetuoso".

"Va a haber una justa remuneración de lo que les corresponde, no vamos a actuar de manera arbitraria", afirmó García Linera, al tomar posesión de las oficinas de Electropaz, la filial de Iberdrola en La Paz.

El vicepresidente sostuvo que es un "derecho soberano" de Bolivia "nacionalizar" los servicios básicos y reiteró que la estatal Empresa Nacional de Electricidad (ENDE) contratará a una empresa independiente que verá "el patrimonio, las deudas, los activos" de las firmas expropiadas.

"Confiamos en que en los siguientes meses, mediante el diálogo y mediante informes técnicos precisos y de carácter independiente, encontremos una salida negociada con la antigua empresa dueña de Electropaz y no tengamos ningún tipo de problema".

García aseguró que los servicios eléctricos están garantizados y prometió estabilidad laboral a los trabajadores de las firmas expropiadas.

Lea también: Lo que pasa después de una nacionalización