Fracking, mito y realidad