¿Cómo se convirtió Ángel Di María en el jugador más caro de la Liga Premier?

  • 26 agosto 2014
Ángel Di María con su nueva camiseta

"Ángel Di María es el mejor jugador del Madrid", anotó el técnico del Atlético de Madrid, el argentino Diego Simeone, en referencia al hecho de que el extremo izquierdo comenzó en el banco los partidos de la Supercopa de España que se disputaron la semana anterior.

Sin embargo, a pesar de esas valoraciones de los rivales, el Madrid llegó este lunes a un acuerdo con el Manchester United cercano a los US$98 millones para que Di María se vaya del club español y se convierta en la nueva estrella de los "Diablos rojos".

Es la cifra más alta pagada por un equipo de la Liga Premier en la historia, por encima de los US$82 millones que desembolsó el Chelsea por el español Fernando Torres en 2011.

También es el jugador más costoso vendido por el Real Madrid.

Por supuesto, la primera pregunta que surge es cómo se convirtió Di María en un jugador tan costoso, pero aún más, ¿por qué el Madrid dejó partir a uno de los jugadores fundamentales para conseguir su ansiada décima liga de campeones?

Lea: Real Madrid: ¿puede funcionar con tantas superestrellas?

Cómo se convirtió en el jugador más caro de Inglaterra

Entre la unanimidad respecto a la opinión sobre el talento de Ángel Di María se destacó el comentario del técnico argentino campeón del mundo César Luis Menotti.

Ángel di María jugando para el Benfica
Ángel Di María comenzó su recorrido en Europa en el Benfica de Portugal.

"Lo que están haciendo con Di María en el Madrid esta temporada es un maltrato, es mejor que Messi", dijo a varios medios locales el entrenador cuando se supo que no sería titular en el partido de ida por la Supercopa de España.

Lo cierto es que los números y los títulos, Di María es un jugador de clase mundial desde que despuntó en aquel sudamericano sub-20 que se jugó en Paraguay en 2007.

Pero lo que lo convirtió en el jugador más caro de la Liga Premier fue la capacidad de madurar su juego.

En ese sudamericano, Di María hizo buenos partidos, pero era más un jugador de "segundos tiempos" que un inamovible del técnico de aquel entonces, Hugo Tocalli.

Pero llegó el Mundial juvenil de Canadá y junto al delantero del Manchester City, Sergio "Kun" Agüero, lograron quedarse con el título. Y un año después, fue el responsable de marcar el gol que le daría la medalla de oro a Argentina en los Juegos Olímpicos de Pekín.

Entonces arribó a Europa proveniente de Rosario Central. Lo hizo por la puerta roja del Benfica de Portugal, donde su buen desempeño hizo que Florentino Pérez, el presidente del Real Madrid, fijara sus ojos en él y lo comprara en 2010 por US$30 millones.

Ahí se convirtió en un extremo izquierdo letal.

Jugador Precio Año/clubes
Fernando Torres US$82 millones 2011/ Liverpool al Chelsea
Mesut Ozil US$70 millones 2013/ Real Madrid al Arsenal
Sergio Aguero US$62 millones 2011/Atlético Madrid al Manchester City
Juan Mata US$61,4 millones 2014/Chelsea al Manchester United
Alexis Sánchez US$58 millones 2014/Barcelona al Arsenal

¿Por qué lo dejó ir el Real Madrid?

En el Madrid, con el pasar de las temporadas, el "Fideo", como lo llaman sus compañeros de equipo, unió a su impresionante manejo de balón la explosión de un corredor de 100 metros planos.

"Tácticamente, es tal vez el jugador más importante que tuvo el Madrid durante la última temporada", lo describió el escritor Jonathan Wilson, autor del libro "Invirtiendo la pirámide: la historia de las tácticas del fútbol".

Y añadió: "Era el complemento ideal a la velocidad de Ronaldo y era la conexión adecuada con el mediocampo que manejaban Xabi Alonso y Luka Modric. Era jugador de toda la cancha".

Entonces, ¿por qué lo dejó ir el Madrid?

Por el rechazo que hizo a la oferta de renovación que le hizo el equipo merengue, lo que se deduce es que Di María quiere ser tratado como una de las estrellas, no como un gregario de la banda que comanda Cristiano Ronaldo.

Además en medio de las negociaciones se conocieron las incorporaciones del colombiano James Rodríguez y el alemán Toni Kroos, por cifras muy superiores por las que él había llegado al club español.

En Madrid, el "Fideo" se podía quedar hasta cuando quisiera. Tenía contrato hasta el 2017 y ganaba US$5,2 millones al año. Pero después de su descollante actuación en Lisboa para ganar la décima Champions y el Mundial de Brasil, Di María quería más: US$11 millones por año, lo que se gana su excompañero, el británico Gareth Bale.

Aunque Florentino Pérez y la dirigencia del Madrid querían retener al argentino, se negaron a la petición, "porque excede la escala salarial del club".

La puerta estaba abierta. El Manchester United vino por él enseguida y le pagará lo que está pidiendo.

Juan Sebastián Verón
El argentino Juan Sebastián Verón fue comprado por el Manchester United en 2001.

¿Podrá triunfar donde otros han fracasado?

En el Manchester United ya le prometieron a Di María que portará el número 7, el mismo que llevaron en la espalda algunas leyendas del club como George Best, el francés Eric Cantoná, David Beckham y como no, Cristiano Ronaldo.

Sin embargo, que haya desembarcado por semejante cifra no le garantiza nada al argentino. Al contrario, lo pone en una situación de riesgo similar en la que está el delantero español Fernando Torres en el Chelsea.

En 2011, el equipo azul de Londres compró a Torres por US$82 millones al Liverpool y era hasta este lunes el fichaje más caro de la Liga Premier.

Sin embargo, hasta ahora Torres no ha podido cumplir con todas las expectativas. De hecho, en el último partido disputado por el equipo que dirige el portugués José Mourinho frente al Leicester City, Torres ni siquiera fue convocado.

Pero ese no es el único antecedente peligroso. En 2001, el Manchester United hizo otra inversión grande por un jugador argentino: Juan Sebastián Verón.

"La brujita", como se lo conoce en Argentina, llegó con grandes esperanzas al club de Old Trafford, y aunque ganó un título en la temporada 2003, debió abandonar el equipo con el rechazo de sus hinchas.

Por ahora todo es ilusión. Se espera que Di María juegue este fin de semana y tal vez comience un idilio que traiga de nuevo la gloria al equipo de los "Diablos rojos".

Ángel Di María
Ángel Di María celebra su gol frente a Suiza por los octavos de final del Mundial de Brasil.

Contenido relacionado