¿En qué se parece un celular de hace 20 años al iPhone4?

  • 18 agosto 2014
Teléfono celular IBM Simon, lanzado en 1994
El IBM Simon Personal Communicator es un antepasado no tan lejano de los modernos teléfonos inteligentes.

Exactamente hace 20 años, en agosto de 1994, salió al mercado en Estados Unidos el primer teléfono móvil que además de hacer llamadas prestaba servicios propios de una computadora.

Se llamaba IBM Simon Personal Communicator y, aunque en aquel entonces no se publicitó como un teléfono inteligente, ofrecía muchas de las funciones que hoy encontramos en los celulares de última generación.

"Tenía un calendario, una función para tomar notas, mandar e-mails y mensajes, todo esto combinado con un teléfono celular", describe Charlotte Connelly, curadora del Museo de Ciencia de Londres, que pronto incluirá un modelo original en su nueva galería sobre la Era de la Información.

Iphone4

Hoy tiene el aspecto de un ladrillo pero este pionero celular que también podía conectarse a un fax es uno de los grandes predecesores de los teléfonos inteligentes actuales.

Con sus 500 gramos, el IBM Simon no era precisamente un peso pluma. Sin embargo, Connelly insiste en que su diseño era de vanguardia.

"Tenía un stylus (lápiz digital) y una pantalla LCD de un tamaño similar a la del iPhone 4. De hecho, su aspecto no se ve nada mal", añadió.

Efectivamente la diferencia entre el ancho de ambos teléfonos es apenas de 5 milímetros.

Pero en otros parámetros, casi dos décadas de innovaciones tecnológicas han dejado diferencias abismales. Siguiendo la comparación con el iPhone 4, la memoria de Simon de 1 megabyte es irrisoria frente a los 16 o 32 gigas del iPhone 4, que salió a la venta hace ya cuatro años.

No apto para bolsillos

Imagen de la nueva galería sobre la Era de la Información del Museo de Ciencia de Londres
El IBM Simon se exhibirá a partir de octubre en la nueva galería sobre la Era de<br>la Información del Museo de Ciencia de Londres.

El IBM Simon ni cabía en el bolsillo ni estaba al alcance de cualquiera.

Sólo se lanzó en Estados Unidos, donde se vendieron unos 50.000 ejemplares.

El celular se volvió popular entre los empresarios que ansiaban tener un teléfono portátil que también pudiera hacer las veces de mini computadora.

Pero su precio elevado y la limitada duración de su batería contribuyeron a su pronta desaparición del mercado, apenas dos años después de su lanzamiento.

“La batería sólo duraba una hora, el celular costaba US$899 y no había conexión portátil a internet en aquel entonces. Así que no tuvo mucho éxito”, explicó Connelly.

Charlotte Connelly, curadora del Museo de Ciencia de Londres
En 1994 el IBM Simon tenía un diseño vanguardista.

Contenido relacionado