El futbolista que quiere salvar a otros jugadores de la prisión

  • 18 agosto 2014
Kinsella ex jugador profesional de fútbol
Michael Kinsella fue una joven promesa del Liverpool que terminó condenado a 12 años de prisión.

Este sábado comenzó una nueva temporada de la Liga Premier inglesa que muchos disfrutaron en los estadios o desde la comodidad de sus casas frente al televisor.

Sin embargo, 350 exjugadores profesionales británicos lo tuvieron que ver desde la cárcel.

Según datos entregados por la Academia OnSide, que dirige el exjugador Michael Kinsella -quien fue condenado a 12 años de prisión- la mayoría de los jugadores se encuentran privados de la libertad por crímenes relacionados con el narcotráfico, lavado de activos y algunos inclusive bajo cargos de asesinato.

En América Latina el tema no es ajeno: René Higuita, el portero colombiano que se hizo famoso por su "escorpión" y por ser un revolucionario del arco, fue también dueño de algunos de los titulares extradeportivos: desde junio hasta diciembre de 1993 estuvo en la cárcel por problemas en la mediación de un secuestro.

Igual situación vivió uno de los hijos del futbolista brasileño Pelé, Edinho, quien jugó de portero en el Santos donde brilló su padre, fue condenado hace poco a 33 años de cárcel por lavado de capitales.

Desde la prisión

En Reino Unido el problema parece agravarse con los últimos años. Michael Kinsella era una de esas promesas que la rompía en su puesto como portero de las divisiones menores del Liverpool.

René Higuita
El exjugador colombiano René Higuita pagó varios meses de cárcel.

Sin embargo, no logró concretar su talento con la firma de un contrato con alguno de los equipos grandes y continuó nevegando durante algún tiempo en equipos chicos hasta que debió retirarse por algunos problemas físicos- Un caso que se repite en casi el 80% de los aspirantes a futbolistas.

"Cuando tuve que decir que el fútbol no era lo mío, fue realmente fuerte: yo no tenía educación ni ningún otro talento distinto que atajar pelotas. Y ya no lo podía hacer", le dijo Kinsella a la BBC.

Y añadió: "Cuando me retiré pensé que la única cosa que me podía dar el dinero que esperaba ganarme en el fútbol era vendiendo drogas".

Durante varios años se dedicó al tráfico de estupefacientes. Por ese delito fue arrestado en España y Holanda, donde se informaba que una antigua promesa del Liverpool estaba en lío con la justicia. En ambas ocasiones fue liberado a los pocos meses.

Pero lo más grave ocurrió en 2007, cuando fue capturado y recibió una condena importante: 12 años de prisión.

"Cuando estaba allí me di cuenta que esto no puede continuar así. Tenía que hacer algo para reeducarme y nunca más volver a una cárcel".

La fundación OnSide

Fue entonces cuando ya en libertad decidió crear la academia de fútbol OnSide, que funciona como una organización de caridad y se dedica a formar jóvenes para que puedan asumir la vida si no logran llegar al fútbol profesional y también apoyar a los exjugadores después del retiro.

"Apenas salí de la cárcel comencé a tomar clases de inglés y matemáticas. Después logré graduarme de psicólogo deportivo, después me hice ingeniero eléctrico. He tomado como 17 cursos después de la prisión", dijo Kinsella.

"Lo más importante que tienen que aprender los clubes es el tema de la educación de los muchachos que aspiran a jugar fútbol", añadió.

OnSide funciona como un club de fútbol con sus canchas pobladas con jugadores ansiosos por estar en alguno de los equipos grandes de la Liga Premier o de Europa en general. Sin embargo la prioridad son los cursos que se dictan a los muchachos de la academia.

Escuela de fútbol en Reino Unido
Más del 80% de los jóvenes que aspiran a llegar a ser futbolistas profesionales nunca llegan a conseguirlo.

Una red de seguridad

Son muchos los casos de jugadores de fútbol que no saben qué hacer cuando se retiran. De hecho se han presentado casos de jugadores que han llegado al suicidio inmediatamente después de dejar las canchas.

¿Por qué ocurre esto? Las razones son variadas. Según el profesor Antonio Álvarez Zamora, de la Universidad Camilo José Cela en España, las principales causas son la falta de preparación para el momento del retiro de los jugadores.

En el estudio publicado por la universidad y titulado "Inserción laboral de los futbolistas de élite tras su retirada", Álvarez entrevistó a ocho exjugadores profesionales que lo llevaron a la conclusión de que la mayoría de los futbolistas no tiene conciencia de la temporalidad de su profesión y que la mayoría no tiene una formación académica para continuar activo laboralmente después del retiro de las canchas.

"No pensaba mucho en nada fuera de mi profesión", dijo uno de los entrevistados.

"Tanto para los muchachos que no llegan, como para los que se retiran sin idea de qué hacer, nuestro proyecto presenta una oportunidad para que ellos elaboren una red de seguridad que los ataje cuando caigan en el desuso", dijo Kinsella.

Según reports de la firma consultora británica XPro, solo el 4% de los jóvenes que hacen todo el recorrido por las inferiores de los clubes profesionales en Reino Unido han logrado llegar a firmar con un equipo grande.

"Es fundamental que los jóvenes tengan claro que pueden vivir sin el fútbol y sin meterse en problemas".

Contenido relacionado