El drama de Fátima, la bebé que atravesó sola el Mediterráneo

  • 15 agosto 2014
Fátima niña rescatada
Este es el momento en que miembros de la guardia costera española rescatan a Fátima.

Cuando los organismos de socorro del sur de España encontraron una bebé de casi un año de nacida sin sus padres en una de las decenas de embarcaciones inflables cargadas con inmigrantes que han llegado esta semana provenientes del norte de África, no dudaron en llamarla "Princesa".

La niña de 11 meses llegó con varios acompañantes -ninguno de ellos sus padres o algún familiar- en un bote inflable, de esos que se usan para jugar en piscinas y que no está diseñado para cruzar un mar con las condiciones del Mediterráneo.

De inmediato la bebé se convirtió en el símbolo de una crisis migratoria que por estos días se agravó dramáticamente, con la llegada de unas 1.300 personas a las costas españolas provenientes de Marruecos a bordo de esos precarios botes conocidos como pateras.

Lea: Las peligrosas rutas de migración en el Mediterráneo

En el bote que llegó este martes a Algeciras – 500 kilómetros al sur de Madrid- proveniente de Tánger, venían otros dos menores de edad y cinco adultos. Ninguno de ellos tenía alguna relación con la menor, dijeron a las autoridades.

Sin embargo, algunos explicaron a los voluntarios de la Cruz Roja que el verdadero nombre de la niña era Fátima, como la virgen portuguesa de las apariciones, y dieron una versión de cómo terminó haciendo sola la peligrosa travesía.

¿Abandono?

"Estaba sola, empapada y con frío", describieron a los medios los auxiliares de la Cruz Roja que se encargaron de acoger a la pequeña.

Una de las voluntarias describió a Fátima o Princesa como una niña de "unos ojos muy negros que lo escudriñan todo".

Refugiados
Al menos 479 inmigrantes se encuentran en los centros de atención en Cádiz.

Cuando las autoridades españolas se encontraron con que Fátima llegó sola en aquella patera surgió la pregunta de qué habría pasado para que unos padres dejaran abandonada a una niña tan pequeña.

Según las declaraciones que dieron los compañeros de travesía de la bebé, los padres de Fátima/Princesa habían sido retenidos por la policía de Marruecos cuando se disponián a abordar la patera en la que la niña ya había entrado.

Tras estar a la intemperie por varias horas, apenas ingresó al refugio de la Cruz Roja en la ciudad de Tarifa, la bebé comenzó a tener fiebre y fue atendida de inmediato por las voluntarias del centro.

Las autoridades informaron que este viernes se logró contactar a los padres que se quedaron en Marruecos y se espera proceder con el "reagrupamiento familiar", aunque varias personas se han ofrecido a recibir a Fátima en su familia.

Según varios medios españoles la bebé se encuentra al cuidado de una familia en Cádiz.

Pateras
Las embarcaciones en la que viajan los inmigrantes son a veces botes inflables para estar en una piscina.

"Menor vigilancia

Desde lo que se conoció como la "Crisis de los cayucos" en 2006, España no vivía una situación migratoria como la de esta semana a causa de la llegada de miles de habitantes de África subsahariana que huyen de las situaciones de violencia y pobreza que se viven en algunos países de esta región.

Se calcula que al menos 1.300 personas arribaron en menos de cinco días a las poblaciones de Algeciras y Melilla, en el sur del país europeo, provenientes de Malí, Sudán del Sur y Somalia.

El ministro del Interior marroquí, Mohamed Hasad, declaró este viernes que durante esta semana se han presentado una disminución en la vigilancia en las playas de su país, lo que ha permitido la salida de las embarcaciones.

Una de las cosas que más preocupa a las autoridades a ambos lados del Mediterráneo son las frágiles embarcaciones en las que viajan los inmigrantes, las pateras o cayucos, que ponen en constante riesgo la vida de las personas que viajan en ellas.

De ahí el impacto que causó entre los guardias costeros acostumbrados a interceptar estas embarcaciones y prestar ayuda a quienes viajan en ellas, cuando vieron a la pequeña Fátima/ Princesa sola, sin la protección de sus padres, en una de ellas.