El uso de celulares y el creciente estrés por estar siempre conectados

  • 15 agosto 2014
Kevin Holesh (izquierda) estaba tan preocupado por su adicción al celular que creó una aplicación para monitorear su uso.

Está de vacaciones pero de forma subrepticia revisa sus correo de trabajo cuando se levanta.

Se pone ansioso si no hay conexión inalámbrica en el hotel o si su celular no tiene señal en la montaña.

Se inquieta si su teléfono tiene la batería baja y en silencio se preocupa de que las cosas no estarán bien en la oficina durante su ausencia.

Esos son las típicas señalas del estrés de estar “siempre encendido”, inducido por la adicción al teléfono inteligente.

Para algunas personas, los aparatos portátiles que se conectan han sido una liberación de las restricciones de los horarios fijos de oficina. La flexibilidad les ha dado más autonomía sobre su vida laboral y les permitió pasar más tiempo con sus amigos y familias.

Para muchas otras, sin embargo, los teléfonos inteligentes se han convertido en unos tiranos en los bolsillos, que nunca permiten desconectarse, relajarse y recargar baterías.

Y muchos analistas están cada vez más preocupados por el síndrome.

Cuestión de equilibrio

Kevin Holesh, un programador que vive en Pittsburgh, EE.UU. estaba tan preocupado porque, al pasar demasiado tiempo con su iPhone, estaba ignorando a su familia y amigos. Por ello desarrolló una aplicación llamada Moment para monitorear el uso del aparato.

Muchas personas revisan el celular al apenas despertarse y justo antes de acostarse.

La aplicación le permite a los usuarios ver cuánto tiempo están gastando con el celular y emite advertencias cuando se rompen límites autoimpuestos.

“El objetivo de Moment es promover un equilibrio en su vida”, explica su página de internet. “Un rato en su teléfono, un rato libre disfrutando el amor de su familia y sus amistades”.

Y algunos empleadores están reconociendo que lograr el balance entre el trabajo y la vida personal no es siempre fácil.

Por ejemplo, el fabricante de autos alemán Daimler recientemente introdujo una opción para que los correos enviados a los empleados durante sus vacaciones se borren automáticamente. Esto, en reconocimiento de que quizás no tengan la voluntad de desconectarse del trabajo.

El mensaje que recibe la persona que envía el correo es similar al siguiente: “Estoy de vacaciones. No puedo leer su correo electrónico. Su correo está siendo borrado. Por favor contacte a Hans o Monika si es algo realmente importante o vuelva a enviar el correo cuando yo esté de vuelta en la oficina. Danke Schön.

“Siempre con estrés”

La doctora Christine Grant, especialista en Psicólogía Laboral de la Universidad de Coventry, le dijo a la BBC que “los impactos negativos de esta cultura de estar 'siempre encendido' es que su mente nunca descansa, no le está dando tiempo a su cuerpo de recuperarse, de manera que siempre está con estrés”.

“Y entre más cansancio y estrés tengamos, más serán los errores que cometamos. Tanto la salud física como la mental pueden verse afectadas”.

Los expertos dicen que un creciente número de personas manifiestan estar con estrés por estar "siempre encendidos".

Argumenta Grant que la posibilidad de estar conectados a la oficina desde cualquier lugar del mundo está alimentando inseguridades profundamente arraigadas.

“Hay una enorme ansiedad sobre renunciar a tener control”, señala. “En mi investigación encontré una cantidad de gente que estaba agotada porque estaban viajando acompañados de la tecnología todo el tiempo, sin importar el huso horario donde se encontraban”.

Las mujeres, en particular, eran más propensas a trabajar un día completo en la oficina, llegar a la casa para hacer la merienda y cuidar a los niños, y luego trabajar en la noche antes de irse a la cama.

“Este turno triple puede tener un impacto bastante grande en la salud”, señala Grant.

El doctor Alasdair Emslie, presidente de la Sociedad de Medicina Laboral del Reino Unido está de acuerdo. “Cada año cerca de 400.000 personas reportan que el estrés relacionado con el trabajo está enfermándolos”.

“Los cambios en la tecnología son un factor que contribuye, especialmente si esto hace que los empleados sientan que no pueden soportar las crecientes demandas o si tienen menos control en el manejo de su cantidad de trabajo”.

Parálisis en toma de decisiones

Según el regulador de telecomunicaciones británico (Ofcom, por sus siglas en inglés) desde 2010 el consumo total de medios de comunicación en el Reino Unido se elevó de 8 horas y 48 minutos al día a más de 11 horas, en gran parte gracias al aumento de uso de los teléfonos inteligentes.

Psiquiátras en Singapur están haciendo campaña para que la adición a la internet sea reconocida oficialmente como un trastorno.

Son más horas consumiendo medios de comunicación que durmiendo.

Y a medida que aumenta el número de teléfonos inteligentes conectados, se incrementa tambié la información a la disposición de los usuarios.

Esto está llevando a una especie de parálisis en la toma de decisiones, argumenta Michael Randell socio para la empresa consultora de servicios profesionales PwC

“Está creando más estrés en la oficina porque la gente tiene que abarcar una variedad de informaciones y comunicaciones mayor y es difícil manejarlo todo”.

"En la práctica hace más dificil la toma de decisiones y muchos se están volviendo menos productivos porque están abrumados y sienten que nunca se pueden escapar de la oficina”.

El informe de PwC, "El Futuro del Trabajo, un viaje a 2022" incluyó entrevistas con 50.000 trabajadores de todo el mundo.

Segun Rendell, “la fuerza laboral británca no es más productiva que antes, a pesar de que tenemos todas esta conectividad y toda esta información".

¿Día laboral?

Si usted revisa sus correos de trabajo mientras se ducha, puede que tenga un problema...

Por otra parte el hecho de que la tecnología hace menos clara la distinción entre trabajo y ocio no es solo un tema de condiciones de trabajo para los empleados.

También hay consecuencias potenciales serias para las compañías que tienen que ver con el cumplimiento de la las regulaciones laborales y directices como el número de horas límites en la semana para los trabajadores.

Y el no tener tiempo para desconectarse también pone presión adicional sobre los departamentos de informática de las corporaciones, apunta SolarWinds, una compañía de manejo de software.

El personal depende más en las aplicaciones de trabajo, pero se vuelve cada vez más intolerante cuando las cosas no funcionan.

Según su investigación, más de las mitad de los trabajadores sienten que se espera que trabajen más rápido y que tienen que cumplir las fechas límites a mayor velocidad, como resultado de esta nueva capacidad de estar conectados, mientras que casi la mitad consideran que sus empleadores esperan tenerlos a su disposición a cualquier hora, en cualquier lado.

Manejar la carga

Por supuesto que las empresas de teléfonos celulares y otras compañías de tecnología argumentan que la conectividad móvil es enteramente beneficiosa y muchos jóvenes, empleados de oficina y trabajadores autónomos estarían de acuerdo con eso.

"Teléfonos inteligetes y tabletas.. permiten un trabajo ágil y flexible que beneficia tanto a los empleadores como a los empleados”, señala Grahan Lond, vicepresidente del equipo de negocios de empresa de Samsung Reino Unido.

Mientras que Chros Kozup, director de Aruba Networks, proveedor en soluciones de acceso de red de última generación para la empresa móvil, apunta que "de un estudio que hicimos con The Future Laboaratory se deduce que esta idea de estar 'siempre encendido' y conectado está, de hecho, ayudando a los empleados a equilibrar su trabajo y su vida personal".

La clave es hacer que esta nueva flexibilidad trabaje para usted y ser disciplinado sobre el uso de su teléfono inteligente.

Así que si está listo para irse a la playa, coloque su aviso de “fuera de la oficina” en los correos electrónicos, ponga su teléfono fuera de su alcance cuando se vaya a la cama y tómense en serio la recomendación de la doctora Grant: “Casi nunca es usted la única persona que puede resolver un problema”.