Doble 9, una curiosidad que hace único al dominó cubano

  • 20 agosto 2014

Un popular adagio dice que los cubanos o no llegan o se pasan. Y en el caso del dominó, se puede decir que se pasaron.

En buena parte de la isla, los cubanos juegan una variante de este juego, que para muchos es un deporte y para otros un entretenimiento, que nadie más practica en el planeta: el llamado doble nueve.

O dominó cubano.

También en el Parque del Dominó de La Pequeña Habana en Miami, icono del exilio cubano en la ciudad estadounidense, se juega al doble nueve con notable asiduidad y pasión.

A diferencia del dominó tradicional -doble seis-, que se juega con 28 fichas, en esta modalidad se utilizan 55 fichas (30 pares y 25 impares) cuyos valores van desde el blanco cero hasta el doble nueve y que en total suman 459 puntos.

Y se juega de forma distinta.

En en cada "mano" (juego) del dominó cubano solo participan 40 fichas -diez por cada jugador-, mientras las 15 restantes permanecen a un lado de la mesa, "dormidas", sin que puedan ser vistas por ninguno de los jugadores.

Dominó cubano
Sigue siendo un misterio la razón por la cual los cubanos juegan dominó doble nueve.

Cada vez que comienza una nueva "mano", vuelven a revolver las 55 fichas, de modo que las 15 que quedan "dormidas" cambian regularmente.

El que los jugadores no sepan los valores de las fichas que quedan por fuera aumenta la impredictibilidad y el carácter azaroso de esta modalidad, de acuerdo con los conocedores.

"Cuando coges tus diez fichas, quedan 15 fuera y es más difícil adivinar lo que tiene el otro", le dijo a BBC Mundo Eddie González, jugador cubano de Miami que vivió 14 años en Puerto Rico, donde practicó el doble seis.

Origen dudoso

El dominosero cubano Ernesto Antón, vicepresidente de la Federación Nacional de Dominó de Estados Unidos (Domino USA), con sede en la ciudad de Orlando, se ha preguntado miles de veces por qué sus compatriotas juegan esta modalidad tan particular.

"He tratado de averiguarlo", le dice Antón a BBC Mundo. "Yo me vine muy joven a Estados Unidos, pero le he consultado a los jugadores más viejos, a los veteranos, y ninguno me ha podido dar una respuesta clara. Es algo muy curioso".

El investigador cubano Migdonio Torres Romero afirma en su libro El dominó del doble nueve que esta modalidad es muy popular sobre en las zonas occidental y central de la isla: La Habana, Pinar del Río, Matanzas, Cienfuegos y Camagüey, entre otras ciudades.

Sin embargo, Antón aclara que en la isla también el doble seis es muy popular (según Torres Romero el dominó tradicional se juega más en la zona oriental: Santiago, Guantánamo, Holguín).

Creación cubana

Los primeros registros que se tienen del dominó se remontan a China, en el siglo X, según la Enciclopedia Británica.

Sin embargo, no está del todo clara la relación entre aquel primer y lejano antecedente y la versión occidental que conocemos ahora.

A mediados del siglo XVIII aparecen los primeros vestigios de este juego, particularmente en Italia y Francia.

Fichas de dominó
En el dominó cubano -o doble nueve- participan 55 fichas (40 sobre la mesa y 15 "dormidas") a diferencia de las 28 del tradicional doble seis.

A partir de ahí, y con cambios respecto al original chino, el dominó comenzó a expandirse por el mundo y hoy es un juego que goza de popularidad, con sus respectivas variantes, en prácticamente los cinco continentes.

A América llegó por la vía de los conquistadores españoles e ingleses. En la actualidad es una disciplina muy popular -en su versión tradicional de 28 fichas- en países de Latinoamérica y el Caribe.

Pero solo en Cuba se juega la modalidad de 55 fichas.

"Si partiéramos de su existencia actual, de su práctica contemporánea, pudiéramos decir que los caminos de su creación conducen a Cuba", escribe Torres Romero en su libro sobre el doble nueve.

"Para mí, el doble seis es una ciencia y el doble nueve es un arte", dice el cubano Ernesto Antón. "En el dominó tradicional el cálculo y la precisión son muy importantes, en tanto que en el cubano, que lo juego más con mi familia y mis amigos, el elemento suerte o azar tiene mayor presencia, por las fichas dormidas, que no sabemos cuáles son".

Vale señalar la existencia de otras modalidades de dominó: doble 12 (91 fichas), doble 15 (136 fichas) y doble 18 (190 fichas). Estos se juegan en otras latitudes, sobre todo en los países asiáticos.

Poca demanda

El puertorriqueño Manuel Oquendo, presidente de Domino USA, le explica a BBC Mundo que en las competencias sancionadas por la Federación Internacional de Dominó -que agrupa a 22 países de América, Europa y Asia- se juega solo con el doble seis.

Cuba, de hecho, va a participar en el próximo Campeonato Mundial de Dominó, que tendrá lugar en Ciudad de México el próximo mes de septiembre. Y naturalmente, los dominoseros antillanos competirán en la modalidad tradicional, no en la cubana.

En cada campeonato los premios pueden llegar a ser de hasta US$100.000.

Oquendo explica que en alguna oportunidad intentó organizar un torneo de doble nueve en Estados Unidos, pero no tuvo éxito: la demanda fue escasa.

"En los últimos siete años, nosotros como federación hemos apoyado y fomentado el doble nueve, que es muy popular entre los cubanos, pero no entre otros", dice. "Eso no lo juegan en ninguna otra parte del mundo. Y es difícil de jugar para quien no lo conoce".