Qué está pasando en Medio Oriente más allá de Irak y Gaza

  • 11 agosto 2014
Siria
El conflicto interno en Siria ha dejado al menos 1.700 personas muertas en los últimos días.

Medio Oriente está agitado: aunque la situación en la Franja de Gaza parece haber encontrado una pausa con el anuncio de una tregua de 72 horas, la ofensiva lanzada por Israel hace tres semanas ha dejado al menos 1.830 palestinos y 53 israelíes muertos, 10.000 heridos y 230.000 refugiados.

Entre tanto, en Irak el viernes el gobierno de Estados Unidos ordenó un ataque aéreo a varias posiciones estratégicas del grupo insurgente Estado Islámico (conocido antes como ISIS), mientras continuaban las amenazas en contra de las minorías religiosas en el norte del país y se profundizaba la división política.

Sin embargo, a pesar de que estas dos confrontaciones han captado la atención de los medios de comunicación y la agenda de la comunidad internacional, en los otros países de Medio Oriente como Libia, Siria y Líbano los conflictos están lejos de solucionarse.

Según el editor de asuntos de defensa del programa de la BBC Newsnight Mark Urban, estos son las otras cuatro crisis que están ocurriendo en paralelo a la situación en Gaza e Irak.

1. La guerra civil en Siria se agrava

A principios de agosto se conocieron informaciones de que al menos 1.700 personas murieron en una sola semana a causa del conflicto entre los rebeldes sirios y las fuerzas del gobierno de Bashar al Asad.

Según varias organizaciones no gubernamentales y observadores internacionales, existen serios indicios que el número de víctimas fatales superan a las registradas en Gaza en el mismo periodo.

La lucha se ha intensificado por el control de un campo gasífero en el centro del país y en la región montañosa de Qalamoun, cerca de Damasco.

Durante la última ofensiva se ha denunciado la estrecha cooperación entre el Estado Islámico (ex-ISIS) y el frente al Nusra, asociado al Qaeda.

Ambos grupos tienen origen en la organización creada por Osama bin Laden y, aunque han tenido capítulos de una feroz rivalidad fratricida en el pasado, lo cierto es que su alianza puede ser un factor fundamental para cambiar el rumbo del conflicto que vive Siria desde hace tres años.

Lea:"Yihadistán": ¿puede ISIS gobernar los territorios que ha ocupado?

2. Líbano está cediendo ante la presión de la guerra en Siria

La ciudad de Arsal
A mediados de julio ocurrió un ataque en la ciudad libanesa de Arsal, donde murieron <br> al menos 40 personas.

Al principio fue la dificultad de hospedar a los millones de refugiados sirios que han llegado al Líbano huyendo de la guerra.

Ahora se cruzó otra raya. En días pasados se conoció el enfrentamiento entre un comando armado y el ejército libanés en la ciudad de Arsal.

Los hombres armados, una combinación de hombres del Estado Islámico y el frente al Nusra, capturaron a 27 miembros de las fuerzas de seguridad libanesas en Arsal y se piensa que al menos 40 efectivos del ejército murieron en la confrontación.

El ataque ocurrió en una zona fronteriza siria. Los militantes rebeldes sirios afirmaron que habían atacado la base militar libanesa porque desde allí habían hechos amenazas hostiles contra algunos de sus miembros.

Este hecho pone en evidencia –de nuevo- el temor por la estabilidad del Líbano, que con su frágil equilibrio étnico no se sabe si puede resistir el asedio a una ciudad tan importante como Arsal.

Además de las víctimas fatales, también existe una creciente preocupación por los militantes sunitas –que antes habían luchado por Hezbolá cuando intervino en el conflicto sirio a favor del presidente al Asad- que podrían planear incursiones armadas en el interior del país o atacar bases militares libanesas como parte de una nueva estrategia.

Si esto llegara a pasar se podría expandir el temor de que el ejército podría verse sobrepasado por la presión de una confrontación entre los sunitas y los chiítas dentro de Líbano, especialmente en Trípoli (distinta a la capital de Libia) ubicada en el norte del país, donde durante años se han presentado este tipo de enfrentamientos.

Líbano: mueren ocho soldados en choques con militantes sirios

3. Libia y el factor egipcio

militantes
Las milicias islamistas en Libia afirmaron que controlan Bengasi, la segunda ciudad del país.

La lucha interna entre milicias islamistas por el control del aeropuerto de Trípoli –que se encuentra cerrado- se ha intensificado dejando al menos 200 muertos en el último mes.

Mientras tanto en Bengasi, la segunda ciudad del país, los insurgentes islamistas han tomado control de la zona tras vencer a las fuerzas reunidas por el exgeneral Khalifa Hafter.

Y estas derrotas han impulsado la intervención del ejército egipcio en la crisis. Fuentes confiables afirman que apoyo financiero y político proveniente de Egipto ha llegado en los últimos días para reforzar las disparejas unidades comandadas por Hafter.

Según los analistas, estas ayudas son consideradas por el actual presidente de Egipto, el exgeneral Abdul al Sisi, como una extensión de su lucha contra los Hermanos Musulmanes.

Ahora se sospecha que hay tropas egipcias operando dentro de Libia como parte de este empeño.

Lea: Libia, militantes islamistas reanudaron ataque contra aeropuerto de Trípoli

4. La cercanía de Irán y Rusia

Rusia e Irán
En medio de la agitada situación que vive la región, Rusia e Irán han aprovechado para <br> fortalecer sus relaciones bilaterales.

Las relaciones comerciales entre Rusia e Irán siempre han sido buenas. Sin embargo, en los últimos meses han tenido un desarrollo inesperado.

Hace dos semanas se firmó un acuerdo cercano a los US$17.000 millones entre ambos países. Esto significa que Moscú se convertirá en el primer comprador de crudo de los iraníes.

La pregunta que sigue es: ¿por qué lo hace, si Rusia es uno de los mayores productores de petróleo del mundo?

La respuesta podría ser que este acuerdo le permitiría a los rusos llevar a los mercados internacionales el petróleo iraní, evitando el embargo comercial que pesa sobre la nación islámica.

Eso sin contar la cooperación tecnológica para modernizar la extracción del crudo: Rusia está bastante preocupado por las consecuencias que podrían tener en la actualización de su sector energético las recientes sanciones de Occidente, mientras que Irán tiene bastante experiencia en hacerlo de forma aislada.

Además de este acuerdo comercial, reportes conocidos en las últimas semanas indican que Rusia está apoyando al ejército de Irak con el suministro de armas para frenar el avance del Estado Islámico, lo que supondría un nuevo apoyo a los deseos de Irán.

Lea: Irán ayuda a Irak con aviones de combate

Contenido relacionado