De Frank a Kellie, una de las manos duras del boxeo cambia de género

  • 11 agosto 2014
Maloney convirtió a Lewis en uno de los mejores pugilistas de la historia.

En 1993 Frank Maloney subía al cuadrilátero a celebrar el máximo título en el boxeo. Dos décadas después recuerda lo vivido ese año como una mujer llamada Kellie.

"Nací en el cuerpo equivocado y siempre he sabido que era una mujer", explicó Kelly en una entrevista en el periódico británico The Mirror en la que reveló que se está sometiendo al cambio de género.

Como Frank, Maloney fue el promotor y guía que llevó al británico Lennox Lewis a conquistar la corona mundial de los pesos pesados en 1992 y que mantuvo al pugilista en la cima del deporte durante diez años.

"No puedo seguir viviendo en la sombras y es por eso que lo estoy haciendo. Haber vivido más tiempo con esta carga me hubiera matado", dijo Kellie durante la entrevista.

"Lo que fue un error al nacer ahora ha sido rectificado por la medicina. Tengo un cerebro femenino. Lo supe desde el minuto en el que pude compararme con otros niños".

Maloney reveló su secreto en una entrevista al periódico británico The Mirror.

Lewis admitió que la noticia lo impactó, pero que respeta la decisión de quien fuera su tutor.

"En el mundo en el que vivimos no todo es tan claro o blanco y negro, y tras haber vivido en el fraternidad del boxeo me puedo imaginar lo difícil que tuvo que ser para Kellie".

"Después de leer las declaraciones de Kellie, entiendo mejor lo que ella, y otros en situaciones similares, han tenido que vivir. Creo que todos deberían tener la oportunidad de vivir sus vidas de la forma en la que encuentren la armonía y la paz interna", reflexionó Lewis.

Una nueva vida

Kellie reconoció que nunca se atrevió a contarle a nadie en el boxeo sobre sus intenciones, pero que estuvo preparando su cambio de género desde que trabajaba en el deporte.

En los últimos dos años se ha sometido a un tratamiento de hormonas, cientos de horas de electrólisis para eliminar el vello, trabajos en la voz y terapias. El sistema de salud en el Reino Unido establece que una persona debe permanecer dos años como mujer antes de someterse a la cirugía para cambiar de género.

"Pensé que podía ganar suficiente dinero para un día poder desaparecer y vivir una nueva vida completamente alejado como una mujer sin que nadie me moleste".

Su presencia en los cuadrilateros siempre estuvo acompañada por sus trajes con la bandera del Reino Unido.

"Una vez que ya no estás en el deporte eres olvidado rápidamente y eso es lo que esperaba que me pasara", recordó Kellie.

Maloney, quien estuvo casado dos veces y tiene hijos, cree que habría sido igual de exitosa de haber ejercido su profesión como mujer, pero que ahora el boxeo forma parte de su pasado y su presente es ayudar a personas que viven situaciones similares a las que le tocó vivir a ella.

"Demasiados gays"

Como Frank, Maloney fue candidato a la alcaldía de Londres en las elecciones de 2004 por el Ukip, partido de derecha que tuvo que defenderlo tras la negativa de Maloney de hacer campaña en el municipio de Camden al considerar que habían "demasiados gays" allí.

Maloney defendió su posición y aclaró que "no soy homofóbico, pero en público vivamos una vida con moral".

"No creo que ellos (los homosexuales) hagan mucho por la sociedad. No tengo problemas con los gays, el problema que tengo con ellos es que ostentan abiertamente de su sexualidad", criticó Maloney en su momento.

Después de 30 años ligado al boxeo, Maloney anunció su retiro en octubre del año pasado.

"El boxeo me ha dado grandes momentos pero ya no es el mismo deporte al cual crecí amando". Ahora, como Kellie, se prepara para vivir el resto de su vida como una mujer.