Yazidíes, la minoría religiosa cercada en una montaña de Irak

  • 7 agosto 2014
Yazidíes que huyeron de Sinjar hacia Dohuk, en el Kurdistán iraquí

"Estamos en las cuevas de la montaña Sinjar, no tenemos nada, ni comida ni agua. Necesitamos ayuda. Además de toda la persecución y la humillación que hemos sufrido, ISIS ahora quiere matarnos, quieren masacrarnos, eso es lo que quieren".

Desde el noroeste de Irak, Khalil le describe a la BBC la situación de unos 40.000 seguidores del yazidismo, una reservada y misteriosa minoría religiosa considerada por muchos musulmanes, y también por no musulmanes, como adoradora del diablo.

Los yazidíes son la última minoría en Irak en ser blanco de los ataques del grupo yihadista Estado Islámico (EI), antes conocido como ISIS, que busca conformar un califato islámico y que suele forzar la conversión de la gente o matarla.

El grupo controla partes del territorio de Irak y Siria y ha impuesto una versión draconiana de la sharia o ley islámica, lo que ha provocado la huida de miles de personas, sin importar si son sunitas –como el grupo–, chiitas –como la mayoría del país y el gobierno actual– o de otras minorías también perseguidas. Este jueves sus insurgentes tomaron Qaraqosh, la principal ciudad de la minoría cristiana.

Sin escape

Pero, ¿por qué lo de los yazidíes es un caso especial?

Porque básicamente no tienen a dónde huir.

Yazidíes que huyeron de Sinjar hacia Dohuk, en el Kurdistán iraquí
Alrededor de 40.000 personas atrapadas en las montañas del noroeste del país corren riesgo de vida.

Las autoridades han advertido que las alrededor de 40.000 personas atrapadas en las montañas del noroeste del país corren riesgo de vida si no son rescatadas pronto.

Los yazidíes huyeron a refugiarse allí luego de que los combatientes tomaron en el fin de semana la ciudad de Sinjar (a 50 km de la frontera con Siria), habitada principalmente por yazidíes, y ahora controlan los accesos a la montaña tras desplazar a los peshmerga, los combatientes kurdos que los enfrentaron.

La ONU dijo este jueves que algunas de las personas atrapadas habían sido rescatadas y unas 130.000 habían logrado huir a la región del Kurdistán.

"Se necesita una acción internacional urgente para salvarlos. Muchos de ellos, principalmente ancianos, niños y mujeres embarazadas, han muerto", aseguró esta semana Jabbar Yawar, secretario general del Gobierno Regional del Kurdistán, región autónoma del norte de Irak.

Naciones Unidas aseguró el martes haber recibido creíbles reportes de que 40 niños yazidíes habían muerto "como consecuencia directa de la violencia, el desplazamiento y la deshidratación".

Y ese mismo día Unicef aseguró que "las familias que huyeron de la zona necesitan asistencia urgente de forma inmediata, incluyendo hasta 25.000 niños que ahora están varados en las montañas que rodean Sinjar y están en extrema necesidad de ayuda humanitaria, incluyendo servicios de agua potable y saneamiento".

Autoridades gubernamentales iraquíes dijeron desde ese día se habían lanzado desde el aire 77 toneladas de comida y agua.

Sin embargo, Khalil cuenta que "hasta este momento no hay ninguna ayuda humanitaria y no hay ayuda de organizaciones humanitarias. Ni siquiera el gobierno iraquí o el presidente iraquí han ayudado, ¡nada de nada!".

"Hay enfrentamientos entre ISIS y los yazidíes, nosotros ni siquiera tenemos armas –agrega–. ¿Qué se supone que debemos hacer? Estamos en las cuevas ahora, y hay miles de cadáveres tendidos. Ayer siete mujeres y niños murieron de sed y tres niños murieron de inanición".

Khalil asegura que llevan cuatro días bajo asedio y que comen una vez al día (en la mañana o en la noche) gracias a los alimentos que han podido conseguir de zonas vecinas.

Protesta de yazidíes en la ciudad de Erbil, en el Kurdistán iraquí
Yazidíes protestaron fuera de las oficinas de la ONU en la ciudad de Erbil, en el Kurdistán iraquí.

¿Quiénes son los yazidíes?

El conflicto en Irak se formula a menudo como una lucha entre chiitas y sunitas y árabes y kurdos, pero el país también es hogar de una serie de grupos minoritarios que se encuentran atrapados en la violencia y en negociaciones políticas más allá de su control.

Cristianos, turcomanos, yazidíes, chabaquíes, mandeístas y bahaístas, entre otros han vivido en Irak durante largo tiempo, algunos durante siglos e incluso miles de años.

Muchos de ellos viven en la provincia de Nínive, 400 kilometros al noroeste de la capital iraquí, Bagdad, que desde la invasión liderada por Estados Unidos en 2003, ha sido azotada por dos conflictos paralelos: entre el gobierno central y los grupos extremistas islámicos, y entre el gobierno central y la región autónoma kurda.

Protesta de yazidíes en Erbil
Se estima que los seguidores del yazidismo son unos 500.000.

Estas minorías han sido perseguidas por los otomanos, por miembros del partido Baath de Saddam Hussein y en la actualidad por los yihadistas.

Frente a los prejuicios y la intolerancia, algunos de los grupos minoritarios más pequeños, como yazidíes, chabaquíes y bahaístas han llevado una vida de secreto. Esto a su vez ha dado lugar a malentendidos y sospechas acerca de ellos, y generó nuevas persecuciones.

Los yazidíes, en torno a 500.000, forman parte de una religión que se encuentra mayormente en la región de Nínive, pero también en Siria y en la zona del Cáucaso y que incorpora elementos de diversas creencias, incluyendo el zoroastrismo.

Su principal figura divina es el Malak Taus ("ángel pavo real"), ángel supremo de los siete ángeles que gobernaron el universo luego de ser creado por Dios.

Los ataques contra ellos no son nuevos. En agosto de 2007, yihadistas atacaron sus aldeas y dejaron entre 400 y 700 muertos.

Pero la situación de ahora puede terminar dejando un saldo aún más trágico.

"ISIS vino a Sinjar, es una zona en disputa. Nos dijeron que no había lugar para nosotros en esta área y que nos teníamos que ir. ¿A dónde se supone que tenemos que ir? Cuando ISIS atacó Mosul, la mayoría huyó a Sinjar. Sólo tenemos cuevas acá, nada más. ¿Dónde está el gobierno?", señala Khalil.

Y añade: "Es una lucha aquí. Hay enfrentamientos entre ISIS y nuestra gente así que están abandonando las montañas sin tener un lugar para ir, ¡no saben dónde ir! No tienen alimentos así que mueren mientras escapan. ¿Dónde está la comunidad internacional?".